A través de una carta dirigida al presidente Trump, los dos poderosos senadores de Florida, los republicanos Marco Rubio y Rick Scott, piden que la Casa Blanca le certifique al Congreso de los Estados Unidos que “Colombia está completamente comprometida con el gobierno estadounidense en el combate del comercio ilegal de narcóticos. Como usted sabe, Colombia es la nación del hemisferio occidental más proactiva en la contención del tráfico de drogas”.

Así mismo, los dos influyentes senadores, le recuerdan al presidente Trump que Colombia “es uno de los socios más fuertes de nuestra nación, en América Latina y el Caribe”.

Respecto de los esfuerzos de nuestro país para contener al terrorismo, Rubio y Scott aseguran en su misiva que “por décadas, Colombia ha combatido a la insurgencia marxista comunista, el narcoterrorismo y los carteles que han pretendido reemplazar a los gobiernos democráticamente electos por un narcoestado…”.

Los legisladores aseguran que “el presidente de Colombia, Iván Duque es un sólido amigo de los Estados Unidos. Después de múltiples viajes a Colombia, somos testigos de primera mano de que los grandes socios de las agencias de seguridad e inteligencia de los Estados Unidos, son las Fuerzas armadas y la Policía Nacional de Colombia”.

Alaban los resultados del gobierno Duque en la lucha contra las drogas

Respecto de los resultados del gobierno Duque en la lucha contra las drogas, los Senadores de Florida le indicaron al presidente Trump que “desde agosto de 2018 hasta junio de 2019, la policía y el ejército colombiano han confiscado 407 toneladas métricas de cocaína y base de coca, cerca de la mitad de la producción de cocaína colombiana. Bajo la administración de Duque, comandos de la policía y el ejército han eliminado a los líderes de los grupos disidentes de las Farc. Desde agosto de 2018, Duque incrementó a 100 el número de grupos de erradicadores manuales. Cuando asumió la presidencia, solo había 23”.

Sobre los cultivos ilícitos, Rubio y Scott, aseveraron que “el gobierno de Colombia ha detenido la expansión de la producción de coca. De acuerdo con la Oficina de la Casa Blanca de Política Nacional de Control de Drogas, ‘los cultivos de coca y la producción de cocaína en Colombia, mantiene altos niveles, pero se ha podido estancar’. El informe, así mismo, indica que ‘los cultivos de coca en Colombia observaron un pequeño decrecimiento en 2018”.

Al final de la carta, los senadores reconocen el esfuerzo del gobierno de Colombia para lograr que la corte constitucional autorice nuevamente las aspersiones aéreas y cierran su comunicación diciéndole al presidente Trump que “le urgimos que certifique a Colombia como el principal socio en la lucha contra las drogas ilícitas…”.

Esa carta, firmada por dos de los senadores más influyentes en el Capitolio que, además son personas fundamentales en la campaña reeleccionista del presidente Trump, es un merecido reconocimiento a los esfuerzos adelantados por Colombia, concretamente por el gobierno del presidente Iván Duque para acabar con el legado nefasto de Juan Manuel Santos, quien entregó a Colombia, convertida en un nauseabundo mar de coca. 

@IrreverentesCol

Publicado: agosto 9 de 2019