De acuerdo con la más reciente encuesta “Pulso País”, revelada por la emisora W Radio, el candidato de la izquierda, Sergio Fajardo continúa encabezando la intención de voto con un 16.6%, seguido por el exterrorista del M-19, Gustavo Petro -14.2%-.

En la coalición de oposición, se presenta un empate interesante. Marta Lucía Ramírez con el 6.9% e Iván Duque con el 6.8%. El exprocurador Ordóñez figura con un 2.3%.

Aquellos números, que ponen a Duque y Ramírez en un empate técnico, deben motivar a la unidad, para efectos de llevar un candidato único a la primera vuelta, pues la ventaja de la izquierda es bastante significativa.

Aunque Duque ha crecido en las encuestas, es evidente que ni él ni Marta Lucía Ramírez o Alejandro Ordóñez tienen la posibilidad de ganar en solitario. Es necesario que la coalición se fortalezca y ello se logrará en la consulta popular que tendrá lugar el próximo 11 de marzo, en la que los ciudadanos escogerán quién, entre Duque, Ordóñez y Ramírez, será el candidato de la coalición que llegará ungido por todos los sectores a la primera vuelta.

La campaña hasta ahora comienza. De todos los candidatos, Duque tiene un punto a favor: aún hay un 45% del país que no lo conoce. Aquel porcentaje, le concede un espacio muy significativo para aumentar su intención de voto.

Los expresidentes Uribe y Pastrana, promotores de la coalición del NO.

Faltan 4 meses para que tenga lugar la primera vuelta. Aún no se conoce el resultado de las elecciones parlamentarias, que serán definitivas. Así Fajardo puntee en las encuestas, él no tiene un respaldo político significativo. Es previsible que el resultado de Senado y Cámara de sus candidatos, será lamentable, hecho que afectará su candidatura.

A ello, deben sumarse los cuestionamientos que empiezan a surgir respecto de su pasado como alcalde y como gobernador de Antioquia, los cuales despiertan serias dudas sobre su solvencia como gobernante.

Hoy por hoy, el Centro Democrático es el partido con mayor acogida. El liderazgo del presidente Uribe es incontrovertible y el trabajo que ha realizado la colectividad uribista a lo largo y ancho del país desde 2014, empieza a dar resultado.

Todos los observadores coinciden al afirmar que el uribismo será la primera fuerza electoral de Colombia en las elecciones de Congreso, hecho que se traducirá en viento de cola a favor de la candidatura presidencial de la coalición del NO.

@IrreverentesCol

Publicado: enero 23 de 2018