Que América latina entró en una crisis institucional que está distanciando el modelo económico capitalista y lo está dirigiendo hacia una marcada izquierda, extremista, importada de Venezuela, cuyo origen es el foro de Sao Paulo.

Que las democracias están dando un viraje hacia políticas de Estado de tipo socialista a pesar de la corrupción de ese modelo y su incapacidad para redistribuir el ingreso entre la población y generar procesos de crecimiento económico sólidos, con un fuerte componente productivo.

Que el ciclo político está afectando las relaciones de comercio internacional a niveles preocupantes que terminan por fuertes procesos de devaluación y desbalances de cuenta corriente. Sumado a un descalabro comercial entre China y Estados Unidos.

Que Colombia está pasando por un cambio estructural de elección pública, donde los colombianos no quieren tradicionalismo y en cambio parecen corresponder a juicios de valor populistas que nublan la racionalidad del acto de elección, sobrevalorando el inconformismo social.

Que el mundo está cambiando por efectos de una nueva economía política que reclama mayor equidad, mejores condiciones de desarrollo y sostenibilidad ambiental a largo plazo, superando barreras de corrupción, intereses particulares y brechas entre ricos y pobres.

Que los mecanismos de política monetaria tienen que afrontar en extremo el control de la inflación y la tasa de cambio, por volatilidades internacionales asociadas a los cambios de rumbo de la economía.

Se dice por ahí que los procesos electorales están enfocados en una nueva generación que busca reinventar la institucionalidad en virtud de mayor justicia y equidad. Las necesidades sociales exceden la capacidad de operación del Estado, por cuanto la estrechez entre democracia y sociedad es cada vez más conflictiva.

Así las cosas, hoy, efectivamente, América Latina atraviesa cambios estructurales de índole económica y social que han despertado el interés de la geopolítica en el marco de instituciones más justas y eficientes.

En Colombia esta realidad no es ajena, sin embargo, se está cayendo en un círculo vicioso de promoción populista del cambio, generada al interior de grupos de oposición que buscan desequilibrar las instituciones en todos sus niveles, lo han manifestado así los principales encabezados de prensa a través de los cuales se emiten duras críticas al Gobierno y amplios espacios de participación al inconformismo social.

Ha sido tan exitoso el mecanismo del populismo, que hoy en el país dejamos de pensar hacia adelante, para regresarnos al viejo escenario de la crítica destructiva donde en el peor de los casos, todo se echó a perder, nada está bien para el país y nada logra mantener conforme a su población.

Eso lo vivimos en estas elecciones, los cambios trascendentales de la política en el país siguen siendo materia de incertidumbre entre la población, no obstante, las derrotas (mal llamadas) son titulares que aparecen como escenarios de críticas populistas que buscan reducir partidos políticos. Eso, precisamente le está haciendo daño al Colombia.

No obstante de lo anterior, por mucho que se diga por ahí, el mensaje es claro, en Colombia hay un partido político que le sigue apostando al crecimiento y al desarrollo del país, que sigue aportando a la estabilidad institucional, continúa trabajando por el bienestar social, la estabilidad jurídica, la justicia social, el emprendimiento, la distribución del ingreso, la estabilidad laboral, el retorno de fuentes de crecimiento económicas, el fortalecimiento de la seguridad y la lucha contra la corrupción.

En Colombia, continúa la persistencia por la estabilidad macroeconómica del país, el equilibrio fiscal y la política monetaria robusta, por las oportunidades y el fortalecimiento institucional, por la consecución de nuevos objetivos democráticos y, sobre todo, por la seguridad de todos los colombianos.

Se dice por ahí, que Centro Democrático sigue siendo el partido que se pensó el país a largo plazo y que después de estas elecciones, continúa trabajando por Colombia, porque antes que reducir los logros de uno de los partidos más jóvenes en el país, hay que ver el compromiso con que trabaja para evitar que caigamos en la crisis institucional que de lejos está dejando incertidumbre sobre el futuro de América latina.

@CIROARAMIREZ

Publicado: octubre 31 de 2019