Hace más de 3 años, LOS IRREVERENTES revelaron una serie de irregularidades que involucraban a la polémica abogada de familia, Ana Georgina Murillo Murillo quien es señalada de liderar una red de corrupción en los juzgados de familia. 

Se ha sabido que la abogada Murillo está detrás de jugadas sucias consistentes en presentar falsas denuncias en las que padres inocentes terminan involucrados en procesos penales por abuso sexual. 

Murillo, que fue denunciada en este portal, lidera una estructura criminal denominada ‘cartel de la infancia’, integrado por falsos psicólogos, abogados e inspectores de familia. La abogada, en algún momento, fue denunciada por el ICBF luego de que se conociera que Murillo Murillo participaría en acciones tendientes a sobornar funcionarios del Bienestar Familiar para efectos de que direccionaran testimonios de niños cuya custodia está en litigio ante los jueces de familia. 

Puede leer en LOS IRREVERENTES

Un nuevo escándalo sacude al ICBF

Cuando el ICBF estaba en cabeza de la otrora santista Cristina Plazas, no hizo lo correspondiente para ponerle punto final a las artimañas de la abogada Ana Georgina Murillo cuyo nombre aparece mezclado en múltiples casos donde se encuentra un modus operandi siniestro: informes periciales amañados, conceptos psicológicos falsos o direccionados, manipulaciones de los niños, funcionarios sobornados y operadores judiciales al servicio de los intereses de esa abogada que en el pasado fungió como procuradora de familia. 

La situación ha llegado a extremos totalmente demenciales. La abogada Ana Georgina Murillo, para efectos de ganar sus pleitos, no ha tenido problema en inventar que la contraparte de la persona representada por ella, abusa sexual y psicológicamente de los niños cuya custodia está siendo debatida.

Una jugada sucia y canalla que ha tenido consecuencias devastadoras. Abundan los casos de padres que han sido procesados penalmente. Otros han sido llevados a la cárcel y todo con el fin de separarlos a la fuerza de sus hijos. 

Gracias a que los medios de comunicación se han encargado de hacer visible las maniobras tramposas de la abogada Murillo, muchas de sus víctimas resolvieron romper su silencio, unirse y denunciar a esa abogada que ahora está contra las cuerdas y deberá responder por sus artimañas y delitos. Al decir popular, la justicia cojea pero llega. 

@IrreverentesCol

Publicado: noviembre 26 de 2020