Mientras Peñalosa empieza a pasar factura con hechos cumplidos y obras entregadas, a lo que esperamos pueda sumar la derogación del decreto que autoriza la instalación de antenas de telecomunicaciones en parques pequeños de la ciudad, la campaña por la Alcaldía Mayor se puso caliente…

  1. Ángela Garzón pierde el aval del Centro Democrático y es despedida por la puerta de atrás, a través de un comunicado frío que, en honor a la verdad, dejó mal parado en términos de planeación y cumplimiento de compromisos al partido de la mano en el corazón…
  • Miguel Uribe Turbay se fortalece como opción, pues recibe el respaldo del Partido Conservador, el Centro Democrático y, en breve, el del partido Colombia Justa y Libre, colectividad conformada por fuerzas evangélicas muy disciplinadas a la hora de votar.
  • La eterna Clara López se lanza al ruedo, seguramente en representación de la tercera edad mamerta y, está confirmado, de las fuerzas políticas atadas a los ministros del Interior del régimen de la narco-paz, el de la palomita untada de cocaína…
  • Claudia López y la Alianza Verde, integrante del Foro de Sao Paulo, encienden las alarmas, como respuesta a las nuevas realidades políticas de la izquierda capitalina. Nada tiene de raro, apuesto un chocolate, que termine haciendo alianzas con el Polo Democrático de Robledo y con personas cercanas a Petro que no quieren aliarse con las Farc.
  • El grupo de los Decentes de Petro, cuyo hijo se lanza a la Alcaldía de Barranquilla sin pagar deudas pendientes todavía, seguramente se aliará con las Farc e Iván Cepeda, consolidando de esta manera lo que es el narco-chavismo en Colombia, muy rico en términos económicos y paupérrimo en términos de resultados e ideas. (¿Ya se olvidó del video de la bolsa, Gustavo? Nosotros, no…).
  • Estamos pendientes de la jugada de Carlos Fernando Galán, que seguramente recibirá el respaldo tradicional de los amigos de Cambio Radical y, las vueltas que da la vida, de la propia Ángela Garzón. Depende del tipo de favores que pida el gavirismo y la respuesta de Galán, ese sector del liberalismo se podría unir a esa alternativa.
  • El voto en blanco puede jugar duro este año en Bogotá, pues hay muchas personas que no se sienten identificadas con ningún candidato.

Con todo respeto: Esto está como para alquilar balcón, y apenas estamos arrancando. A pesar del infausto panorama en términos de liderazgo, es tiempo de creatividad y pensamiento lateral. Lo único que no podemos perder es la esperanza.

“Un líder es un repartidor de esperanza” (Napoleón Bonaparte).

 @tamayocollins

Publicado: julio 24 de 2019