La extrema izquierda lleva años enteros apeando a la calumnia y la infamia para fustigar impunemente al uribismo, sin que la justicia hiciera nada para impedirlo.

Sectores políticos panfletarios que no han podido controvertir con argumentos serios las ideas lideradas por el expresidente Uribe, decidieron –con la complicidad de los medios de comunicación y de un sector de la justicia- caer en la mugrosa estrategia de insultar y calumniar a dirigentes y militantes de la causa del expresidente Uribe.

Uno de los más atacados ha sido, sin duda, el abogado Abelardo De La Espriella, jurista que no ha ocultado su fidelidad partidista y que sin temor ha dado la batalla política por la defensa del ideario uribista.

De La Espriella, en todos los casos en que su nombre es mancillado, ha acudido a las herramientas que le brinda la constitución y la ley para exigir el restablecimiento de su honor.

No han sido pocas las veces en que quienes lo han atacado se han visto obligados, por orden judicial, a retractarse. Es el caso de la agresiva vocinglera de extrema izquierda y aspirante a la alcaldía de Bogotá, Claudia Nayibe López quien en días pasados tuvo que cumplir un fallo de tutela que le obligó a retractarse de una serie de señalamientos temerarios en contra del abogado De La Espriella.

Otros exfuncionarios del gobierno Uribe también han sido víctimas de las infamias proferidas sin sustento ninguno por parte de los más reconocidos dirigentes de la izquierda chavista de nuestro país. Es el caso de la excandidata a la vicepresidencia de Gustavo Petro, la energúmena Ángela María Robledo, mujer desaforada e incapaz de controlarse.

La doctora Elvira Forero, mujer impecable y funcionaria ejemplar del gobierno Uribe, hizo del ICBF una entidad eficiente y transparente.

Elvira Forero, exdirectora del ICBF, brutalmente calumniada por Ángela María Robledo

El paso de la doctora Forero por ese instituto, quedó marcado con letras diamantinas y sin posibilidad de equívoco, gracias a su liderazgo y capacidad de ejecución, se puede concluir que el país tuvo durante su administración una envidiable política de atención a la niñez.

Sin fundamento ni razón, la intemperante Ángela María Robledo, calumnió brutalmente a la doctora Forero, señalándola de haber cometido conductas que resultan irrepetibles y que claramente lesionaron de manera gravísima su buen nombre y mancillaron quizás para siempre su honor.

Al no tener pruebas que soportaran sus señalamientos bellacos, la agresiva congresista Robledo, en el marco del proceso penal que se inició en su contra, se vio obligada a retractarse. A través de un video de poco menos de un minuto, quien fuera la fórmula vicepresidencial de Petro, aseguró que “en el marco de la conciliación en el proceso de querella instaurado ante la corte suprema de justicia por la doctora Elvira Forero Hernández, me retracto y pido disculpas públicas, porque la doctora Elvira Forero Hernández en su gestión como directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, siempre ejerció una gestión transparente y cuidó los recursos públicos y fue una funcionaria comprometida con el bienestar y la alimentación de los niños de Colombia. No tengo reparo alguno frente a su gestión como directora del ICBF. Me comprometo a no agraviar a la doctora Elvira Forero Hernández en un futuro”.

Retractación de la calumniadora Ángela María Robledo

Esta retractación se dio como consecuencia de la denuncia que la exdirectora del ICBF, Elvira Forero, interpuso ante la corte suprema de justicia y en la que Abelardo De La Espriella fue su representante.

Ya es hora de que se acabe la impunidad de aquellos que tienen la perversa costumbre de pisotear el honor de los uribistas. Hay que reconocerle al abogado De La Espriella que ha sido él quien, gracias a su perseverancia y buen juicio jurídico, ha logrado que muchos infamantes hayan tenido que retractarse de las humillaciones proferidas.

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 13 de 2019