Ya ha pasado una semana desde el cruel atentado terrorista en el CC Andino, un atentado que nos llena de dolor y de miedo, hemos regresado a esos tiempos donde el temor reinaba y los criminales mandaban.

El gobierno de Juan Manuel Santos sin duda es el peor que hemos tenido en los últimos tiempos, un gobierno de terror donde todas las concesiones han sido para el terrorismo, para la corrupción, y para los que durante años han hecho el mayor de los daños a esta patria que tanto amamos.

Antes del gobierno de la mano firme y el corazón grande, el terrorismo andaba rampante haciendo de las suyas, estaban a muy poco de tomarse el poder, tenían grandes territorios, nadie se metía con ellos, el gobierno nacional cedía ante el miedo que producía llevar la contraria a los asesinos de nuestra patria.

El gobierno Santos llevando la contraria al pueblo colombiano negocio con estos malandros, con estos pillos que tanto daño le han hecho padecer a los colombianos, todo lo que habíamos recuperado entre el 2002 y el 2010, la gente ya no puede estar tranquila en sus fincas, en las regiones, saben que la impunidad para los mayores terroristas de la historia de nuestro país está a la vuelta de la esquina.

El gobierno Uribe trabajo por 8 duros años por recuperar y quitar de las manos de los terroristas nuestra nación, nuestra esperanza y nuestro futuro.

Hoy con gran dolor vemos que esas épocas de terror han regresado, hechos como el del pasado fin de semana donde en un cruel acto de terrorismo murieron varias mujeres, pero aún más allá logro recordar el miedo que tenemos de ser colombianos, y todo a causa de ceder en todo al terrorismo, aprendieron muy bien los pillos que entre más cruel sea el acto más concesiones va a tener.

Hoy estamos a tiempo de reaccionar y saber que en el 2018 debemos recuperar el imperio de la ley, el orden y la autoridad a nuestra patria. Volver a esa elección del 2002 donde elegimos un gran patriota como nuestro mandatario.

En el 2018 debemos retornar ese orden con un gran hombre que tenga los pantalones bien puestos y más que bien puestos, bien amarrados, un hombre que no tenga miedo de decir lo que piensa y actuar coherentemente, un hombre de Dios dispuesto a dar la pelea por nuestras familias, por nuestra patria. Un hombre como Alejandro Ordóñez.

@SdrodriguezT

Publicado: junio 24 de 2017