Hace pocos días el equipo económico del expresidente Juan Manuel Santos, emitió una comunicación en la que aseguró que no es cierto el señalamiento del gobierno Duque en el sentido de que el presupuesto para 2019 esté desfinanciado.

En aquel escrito, se asevera que el faltante de $14 billones de pesos se debe a que el nuevo gobierno no quiso hacer ahorros que ellos –los funcionarios de Santos- dejaron previstos en el presupuesto nacional. 

Los funcionarios santistas llegaron al extremo máximo de cinismo al asegurar que el gobierno de Iván Duque no quiso hacer recortes en algunos gastos para evitar el “costo político” y que éste aumentó los gastos de funcionamiento e inversión en $25 billones de pesos. 

De muchas cosas se puede acusar a Juan Manuel Santos y una ellas –quizás la primera- es de su irresponsabilidad en el gasto. Si hoy Colombia está al borde de caer en una profunda crisis económica es gracias a la irresponsabilidad, al saqueo y al derroche del gobierno Santos. 

Ahora, los integrantes del que fuera su equipo económico, tratan de desviar la atención, salvando su responsabilidad, mintiendo y ocultando información fundamental. 

Dos ministros de Santos, el de Salud y el de Minas, advirtieron a través de comunicaciones escritas que el presupuesto de 2018 y 2019 estaba desfinanciado.

LOS IRREVERENTES conocieron cartas que los hoy exministros Alejando Gaviria y Germán Arce le remitieron a Mauricio Cárdenas, solicitándole recursos para cumplir con los presupuestado.

La primera de ellas, del exministro Gaviria, hace referencia a la necesidad de que el ministerio de Hacienda gire la suma de “$2 billones para la vigencia 2018 y así garantizar la financiación del sistema general de seguridad social en salud, en cumplimiento de lo establecido en el artículo de la ley 1438 de 2011, la ley estatutaria de salud y la jurisprudencia de la corte constitucional”.

Por su parte, el exministro de Minas, Germán Arce, le solicitó al exministro Cárdenas incluir, durante la discusión de la ley del presupuesto para 2019, “la totalidad  de los recursos faltantes para subsidios eléctricos y gas combustible por redes de manera prioritaria en la apropiación de este ministerio para poder garantizar el pago de los mencionados subsidios, la continuidad de los servicios públicos domiciliarios de energía eléctrica y gas combustible y la no afectación a la población más vulnerable”.

La situación del ministerio de Minas era tan dramática, que el propio exministro Arce le imploró a Cárdenas Santamaría “al menos garantizar los recursos para pagar hasta el tercer trimestre del año 2019”.

Son los propios integrantes del gobierno Santos quienes por escrito alertaron la desfinanciación del presupuesto, con lo que se demuestra que el equipo económico que ahora culpa a Duque por la falta de dinero para el próximo año, está faltando gravemente a la verdad.

Ahora que el congreso busca alternativas para encontrar recursos que permitan financiar el funcionamiento del Estado durante 2019, es importante que los congresistas, tanto del gobierno como de la oposición, tengan claro que ellos tienen la inmensa responsabilidad de subsanar la tremenda irresponsabilidad del gobierno anterior.

@IrreverentesCol

Publicado: noviembre 26 de 2018