Una de las mayores vergüenzas para la democracia colombiana, se llama Ernesto Samper. Ese sujeto, está al mismo nivel de ‘Timochenko’, Pablo Escobar o cualquier otro capo del narcotráfico.

En 1994, sin más ni más, le pignoró la dignidad de la República a los mafiosos más peligrosos de nuestro país, los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela, cabecillas máximos del ‘Cartel de Cali’.

La mafia siempre ha tenido en Samper, a un aliado de primer nivel. Ese es el motivo por el que el gobierno de los Estados Unidos lo ha tenido desde hace más de 25 años, en la mira. El es, como se conoce popularmente en el mundo de la inteligencia, un objetivo de alto valor.

Desde su condición de expresidente, Samper se ha dedicado a defender a otros narcoregímenes, como el de Venezuela. Cuando ocupó la secretaría de Unasur, se convirtió en uno de los más obsecuentes validadores de la dictadura de Venezuela y de sus cabecillas, todos ellos con cuentas pendientes con la justicia norteamericana por tráfico de estupefacientes.

Ahora, cuando ha estallado un monumental escándalo que da cuenta del maridaje de candidato presidencial ecuatoriano Andrés Arauz -lugarteniente de Rafael Correa- con el grupo terrorista y narcotraficante ELN, Samper salió de su cueva para, como es natural, defender al testaferro de la mafia.

A través de una carta, el expresidente y testaferro político del ‘Cartel de Cali’ pasó al ataque, sindicando al gobierno colombiano, fustigando al fiscal general de Colombia Francisco Barbosa y descalificando a la revista Semana, medio en el que hasta poco trabajó su sobrino, el violador de derechos de niños, Daniel Samper.

En palabras de Samper, “… ayer se hizo público el viaje del fiscal de Colombia para compartir con su colega del Ecuador, información reservada que sería utilizada contra el candidato ganador Andrés Arauz… Puedo afirmar que estas versiones son una infamia y forman parte de un juego sucio que están orquestando desde Colombia los sectores radicales de la derecha de los dos países para interferir en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales ecuatorianas”.

Lo extraño sería ver a Samper fustigando al narcotráfico y al terrorismo, sus viejos y entrañables aliados.

El hecho de que él asuma como abogado de oficio de Arauz, del ELN y de las estructuras de narcotráfico que los rodean, es motivo suficiente para ahondar en la investigación que debe llegar hasta las últimas consecuencias. Flaco favor les ha hecho Samper a sus aliados de la extrema izquierda narcotraficante del Ecuador.

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 15 de 2021