Dejando de lado los regaños por mi referencia al discurso del senador Macías recalco un solo punto: únicamente para el rubro de la paz se comprometieron $ 130.000.000´000.000 (ciento treinta billones de pesos) de vigencias futuras —tres períodos presidenciales— ¿Para darle gusto a cuantos del Secretariado? 

No estamos en contra de algunas inversiones pactadas en los acuerdos, rebatimos sí, que el país se hipoteque y se comprometan vigencias futuras cuando se entrega la olla raspada y sin determinar de donde saldrán los recursos. Los programas en las zonas afectadas por grupos armados deben presupuestarse previamente, determinar su viabilidad, asignar responsablemente los dineros, y sacar de su manejo a personajes de cuatro en conducta como el sobrino de “Iván Márquez” haciendo uso del CVY (¿cómo voy yo?). 

Insight Crime denuncia que en la frontera con Venezuela: Guajira, Cesar, Norte de Santander, Arauca, Casanare, Vichada y Guainía hay 13 frentes de disidencias de las Farc, 16 del Eln, 5 del Epl y 4 de las mafias o bacrim y dentro del territorio venezolano en el Zulia, Mérida, Táchira, Barinas, Apure y Amazonas hay 8 de las Farc, 14 del Eln, 1 del Epl y 6 de la mafia; 67 frentes en total. 

Para completar el panorama me falta obtener las coordenadas y número de frentes ubicados en otras rutas del narcotráfico: la del Brasil principalmente atendida desde el Guaviare, las del Pacífico, Centroamérica, México y el Caribe que se surten del Putumayo, Nariño, Cauca, El Valle, Chocó y Antioquia. No tengo información confiable de cuantos son los integrantes de estas bandas criminales que viven del narcotráfico y la minería ilegal o se refugian en el vecindario, pero, por el número de frentes, asumo que no son pocos. 

De esto surgen varios interrogantes:

¿Estamos en la antesala de nuevas violencias? ¿Es posible combatir estos criminales solo por las buenas? ¿Las autoridades vecinas ignoran el refugio de 29 frentes en su territorio? ¿Fue prudente rebajar el presupuesto de la fuerza pública? ¿Se debe devolver a militares y policías la seguridad jurídica para motivarlos? ¿Que peligro representa la vinculación de grupos armados con las autoridades venezolanas, el Hamas y el Hezbolá? ¿El reconocimiento de Palestina afecta la seguridad nacional? ¿Es posible la colaboración del gobierno mexicano para combatir conjuntamente los cárteles de la droga? ¿Será “Iván Márquez” el nuevo jefe de las disidencias de las Farc como se asevera en las redes sociales? ¿Es verdad que ‘Márquez’, ‘Romaña’ y ‘el Paisa’ se refugiaron en Venezuela?

Preocupa la denuncia de John Marulanda, experto en seguridad, en su columna de la semana pasada: la amenaza inmediata del Eln. Coincidimos con John en que el principal flagelo es el de la coca fuertemente ligada con la minería ilegal, manejados por bandas cuya ideología no es otra que la del billete venteado. La pata coja fue haber tolerado el crecimiento exponencial de los cultivos ilícitos y callar sobre la minería ilegal.

****

Ofrezco disculpas a mis lectores por los gazapos en mi anterior columna.

El rincón de Dios

“A eso de caer y volver a levantarte.

De fracasar y volver a comenzar.

De seguir un camino y tener que torcerlo.

De encontrar el dolor y tener que afrontarlo.

A eso no le llames adversidad, llámale sabiduría.”

@rafuribe

Publicado: agosto 17 de 2018