Nuestro país ha vivido en constantes enfrentamientos y ha atravesado diversas crisis a lo largo de su vida, lo cual le ha permitido poder forjar grandes liderazgos, los cuales han aportado y marcado de una u otra manera la vida republicana de esta Nación. Para no irnos tan lejos en la historia, tenemos los nombres de Gaitán, Darío Echandía, Laureano Gómez, Galán, Lara Bonilla, Álvaro Gómez, Álvaro Uribe y recientemente Iván Duque. Todos ellos, desde sus trincheras, sus pensares y su visión de país, le aportaron (y le están aportando en el caso actual de Uribe y Duque) al fortalecimiento democrático de la patria.

Antes del 2.002 Colombia atravesaba por una situación compleja: la corrupción, el terrorismo de paras y guerrillas de izquierda, el narcotráfico y la delicada situación económica, entre otros aspectos, llevaron al colombiano a vivir angustiosamente al interior del país y vergonzosamente en el exterior. Incluso por esa época Colombia era catalogada como un país paria, y el desplazarse hacia otro país era sinónimo de satanización. Y no fue sino hasta el 2.002 cuando llegó Uribe al poder, que esta situación cambió, puesto que la mano firme de ese gobierno alcanzó enormes resultados, los cuales llevaron a la vigorización interna y externa, y los ojos del mundo comenzaron a ver a nuestro país como una fuente de oportunidades para la inversión, y por ende nuestros compatriotas en el exterior sacaban pecho gracias a tan exitosos resultados. Fueron ocho años de orgullo patrio, pero también de difíciles batallas. La tranquilidad de la región por ese entonces se veía amenazada por el gavilán de Chávez, quien sin pudor alguno cortaba las libertades en su país y colocaba en peligro la estabilidad regional, máxime con su modelo expansionista del “Socialismo del siglo XXI”. La Venezuela chavista contaba con grandes aliados en Colombia, como lo eran o es la Farc, el ELN y varios Congresistas y ong que le servían a los intereses del país vecino. Pero a pesar de tal situación, la postura de Uribe permitió que Chávez se mantuviera al margen. Todo lo contrario ocurrieron los últimos ocho años, en donde el gobierno de Santos desmontó y avergonzó mutuo propio la imagen nacional ante el mundo entero, pero ello no requiere mayores palabras puesto que los recuerdos infortunadamente siguen latentes.

En la actualidad, el gobierno de Duque en tan solo dos meses de mandato, ha logrado revitalizar y oxigenar nuestra imagen internacional, y hoy día se ha convertido en la principal voz de Latinoamérica en protestar contra la inmadura dictadura venezolana, organizando incluso un bloque junto con otros países para denunciar ante la CPI la dictadura vecina. La juventud y firmeza de nuestro Presidente permite observar que no le teme el asumir el liderazgo de la región y convertir nuevamente a Colombia en ese faro que ilumina su alrededor, en ese país que sirva como referente internacional por su compromiso y su desarrollo. Quizá para algunos tales hechos resulten innecesarios, pero lo cierto es que de nuestra imagen internacional dependen factores que sirven para el crecimiento económico y por ende la superación de pobreza.

No puedo terminar sin aplaudir la excepcional labor que cumple nuestro Canciller, el doctor Carlos Holmes Trujillo, un maravilloso ser humano y brillante servidor. Su experiencia y equilibrio han permitido estrechar lazos de amistad con países de todo el mundo a pesar del poco tiempo, es un Canciller de lujo y nos enorgullece tenerlo en tal cargo. El Cauca le recuerda y aprecia enormemente.

@AndresSaavedra_

Publicado: octubre 11 de 2018