En las últimas semanas ha venido aumentando la volatilidad de los diferentes mercados mundiales, esto se debe a que ha empezado a emerger un riesgo de aumento de la inflación en los Estados Unidos; la expectativa para este año es de alrededor del 2,3%.

Por cuenta de lo anterior, el bono del tesoro americano a 10 años ha empezado a experimentar un aumento de tasa hasta el 1,44%. Acordémonos que este papel estuvo al 0,60% hace un año. La expectativa es que a finales del año este título suba 50 puntos básicos más y llegue al 2%.

Por el hecho que el bono del tesoro americano sea el papel cero riesgo de referencia mundial, cualquier variación impacta todos los mercados, no sólo el de bonos, sino también el accionario, el de monedas y el de los commodities en Estados Unidos y en el resto del mundo.

Para el caso colombiano, es bastante claro el impacto. Es un efecto cascada, lo primero es que los bonos soberanos colombianos emitidos en dólares (Bonos Yankees) se transan con un diferencial de tasa frente a los bonos del tesoro americano, más o menos a unos 200 puntos básicos por encima. Esto quiere decir que si la tasa de unos sube la de los otros también. Al subirse la tasa de los Yankees genera un efecto de correlación en los TES, que son los títulos del gobierno colombiano en pesos. Generalmente la diferencia en tasa entre estos dos papeles es el futuro de tasa de cambio peso-dólar. En teoría y condiciones normales, la tasa del TES menos la devaluación es la tasa del bono Yankee.

Los mayores tenedores de TES en el mercado local son los Fondos de Pensiones y los segundos los fondos de inversión extranjera, estos, al ver que la tasa de estos títulos está subiendo y que por ende su precio bajando, buscan disminuir sus posiciones. Al hacerlo quedan con recursos en pesos y para sacar los recursos del país deben comprar dólares y al hacerlo aumentan la demanda de dólares y se desvaloriza el peso. En lo corrido del año el dólar ha pasado de 3.450 a 3.680 pesos.

Todos estos movimientos en Colombia tienen incidencia en el corto plazo en muchos otros temas, el mercado accionario se resiente, ya ha venido cayendo en los últimos días, y los fondos de inversión colectiva de renta fija se desvalorizan generando bajas o rentabilidades negativas puntuales. En el mediano plazo impacta la tasa de los créditos en el país.

Como pueden observar en los mercados financieros y bursátiles la globalización y dependencia de los mercados es total, más aun lo que pasa en los mercados desarrollados. Por eso es muy importante en este año qué decisiones terminará tomando el gobierno y el Banco de la República en términos de tasa de interés y de reforma tributaria.

Adicionalmente nos ha surgido otro riesgo para nuestra ya débil economía y reactivación por cuenta de la propuesta de cambios tributarios que quiere hacer la administración de Claudia López en Bogotá. Subir impuestos por simple contenido ideológico puede golpear muy fuerte la reactivación económica de la ciudad, tema demasiado relevante para el país por su peso económico. Esperemos que el Concejo distrital saque su casta y logre parar este engendro.

@SANTAMARIAURIBE

Publicado: marzo 8 de 2021