Es paradójico que en medio del proceso de paz, proceso en el que las Farc, principal narcotraficante de nuestro país, se comprometieron ayudar a solucionar el problema de drogas ilícitas,  y el mismo  año en que el gobierno se vanagloriaba con la firma del acuerdo final, los cultivos de coca alcanzaron récord histórico. Justo el año en que debía haberse marcado una reducción sustancial en la producción de cultivos ilícitos, la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca anunció que en Colombia habría 188.000 hectáreas de coca en 2016. Un incremento del 18% frente a las 159.000 cultivos en el 2015.

Sin duda un incremento enorme comparado con las 78.000 hectáreas registrada en el año 2012, justo el año en que inicio oficialmente de las conversaciones de paz entre el gobierno y las Farc.

Una expansión dramática y quizás coincidencial entre el aumento de más del 150% de cultivos de coca, y  los diálogos de paz. Una cifra que sólo lleva a pensar que desde que iniciaron los dialogamos de paz  paralelamente han aumentado la siembra de cultivos de coca.

La decisión del gobierno de no erradicar en zonas controladas por las Farc para evitar imprevistos en el proceso de paz durante la etapa de negociación, conllevó a un aumento de cultivo de coca en las zonas donde las Farc han predominado por años y quizás siguen manteniendo el control del cáncer de la coca que invade a Colombia.

Las prebendas desmedidas  ofrecidas por el gobierno, también aportan su grano de arena al aumento desmedido de cultivos ilícitos, roguemos por que el beneficiario de este incremento del narcotráfico no sean las Farc, pues sería excesivamente perjudicial la participación de un agente político financiado por las ganancias productos de las drogas ilícitas.

La razón del aumento de cultivos de coca es incierta, lo único en que los colombianos tenemos certeza, es que el gobierno de Juan Manuel Santos ha estado marcado por dos récord históricos, que quedaron en la memoria de los colombiano, el 2016 año  de mayor producción de cultivos de coca en Colombia y año de mayor desaprobación  de la gestión presidencial( 74%).

Y hablando de records, no podría terminar este artículo sin traer a colación, que el gobierno de la Seguridad democrática también marco récords históricos, pero referentes al año de mayor reducción en la producción de coca en el país. Según informe del Sistema de Monitoreo de Cultivos Ilícitos, Simci, de la ONU, encargado de realizar el censo oficial de los narcocultivos año tras año, mismo informe que hoy marca el gobierno Santos, con la mayor producción de coca, registro en el año 2010 la cifra más baja de coca en Colombia desde finales de los 80.

Los resultados del censo muestran que Uribe Velez recibió un país con 170.000 hectáreas de coca y entrego un país con 62.000 hectáreas de coca; Sólo en el año 2010 obtuvo una reducción de 11.000 hectáreas (-15%) comparado con el 2009, una tendencia que de haberse seguido, hoy tendríamos indices bajos de producción de coca.

De récord a récord, el gobierno del expresidente Álvaro Uribe Velez entrego el país con un récord histórico de reducción en los cultivos ilícitos y el presidente Juan Manuel Santos entregará un país con récord histórico de aumentos en los cultivos de coca.

El récord alcanzado por el presidente Juan Manuel Santos, solo da indicios de una tragedia que pareciera no tener fin en Colombia, las políticas anti drogas precarias implementadas por el presidente Santos no están siendo efectivas. Los índices de cultivos de coca, hoy alcanzados por el gobierno que firmó un acuerdo ilegal en contra de la voluntad popular, superan los índices de cultivos ilícitos alcanzados en el año 2002 por el ex presidente Andrés Pastrana, quien culmino su mandato con 170.000 hectáreas sembradas de coca. No olvidemos que el ex presidente Pastrana fracaso en el Acuerdo de paz con el grupo insurgente, y sin embargo nunca alcanzó una cifra tan alta como la que logra el Presidente Juan Manuel Santa en cultivos ilícitos, quizás la razón es que en las condiciones acordadas por  el presidente Santos, fue peor el remedio que la enfermedad.

Colombia sigue inundada de coca y el gobierno sigue entregando prebendas al principal productor. Repito, quizás es  sólo coincidencia que las zonas donde se ha marcado principal aumento del cultivo, corresponden a las zonas de predominio de las Farc. El 2018 será un año de retos para el nuevo gobierno, ojea uno de la seguridad democrática.

@natiibedoya

Publicado: abril 20 de 2017