Ángela Merkel dijo: ”los gobernantes no heredan problemas. Se supone que los conocen de antemano, por eso se hacen elegir, para gobernar con el propósito de corregir dichos problemas. Culpar a los predecesores es una salida fácil y mediocre”

Por eso nunca vimos al presidente Duque quejarse del desastre económico y moral que heredo de Juan Manuel Santos. Lo sabía de antemano y lo está enfrentado con lujo de detalles.

Pues, el alcalde Dau debe hacer lo mismo y empezar a trabajar tanto en el enfrentamiento del problema de salud pública, como de la reactivación de la economía.

Para enfrentar no solo el crecimiento sino la atención de los infectados debe implementar los “hospitales de campaña”: la adecuación de escenarios deportivos para generar rápidamente y a bajos costos 400 camas, entre UCI y otras.

Ya no tenemos tiempo, para montarnos en el salvavidas que nos lanzó el gobernador Blel, el hospital universitario no estará listo en menos de cuatro meses. Es decir cuando ya los contaminados puedan ser cientos de miles.

Para la reactivación de la económica, debe unirse con el sector privado y avanzar coordinadamente en el diseño de los protocolos que permitan proteger la salud de los trabajadores.

Tendremos que olvidarnos hasta 2021, de la reactivación del turismo, y aprovechar la recesión para preparar las estrategias y atraer cuando ya se pueda, el turismo nacional.

Pero donde debe iniciar acciones es en los protocolos para reactivar las obras de infraestructuras: tanto privadas como públicas; pavimentos de la malla vial; de los casi 800 kilómetros, solo esta pavimentado el 50%. La terminación de los pavimentos de Transcaribe. 

Ejecución de la transversal Ciénaga de la Virgen, que va del Pozón a Tierra Baja, habilitando por lo menos 400 hectáreas de suelo expansión para la VIS. La terminación de la vía Perimetral, estratégica para ayudar a sacar de la pobreza a 200.000 ciudadanos.

Decretar la Renovación Urbana en Olaya Herrera, la que generaría no solo plusvalía sino un mejor hábitat. Ampliación de la carrera 34 en ese sector. Andenización de las Avenidas San Martín, Jiménez y Paseo de Bolívar. 

Rescatar el proyecto Canal del Dique no solo desde el punto de vista ambiental sido agroeconómico y acuícola. Ejecución del Proyecto Protección Costera.

Desgravar los sectores de la construcción y las manufacturas. Emprender con el SENA un plan de agricultura urbana y rural (corregimientos) para producción de alimentos, tanto para consumo domiciliario como para venta. 

Coordinar con la Cámara de Comercio el apoyo a la microempresa. Para todo esto no sólo son importante los protocolos de bioseguridad como la simplificación de los trámites. 

Contar con la asesoría de una oficina de Data que lleve registro, seguimiento, y estadísticas de los procedimientos.

Es necesario contar con los recursos para ejecutarlos: redireccionamiento de las partidas de destinación específica propios del SGP, (las entidades territoriales pudieran redireccionar esos recursos para atender otro tipo de necesidades, y es, justamente, en el marco de esa preocupación que tuvo lugar el otorgamiento de facultades extraordinarias al Gobierno, enfatizándose así una mayor rigidez constitucional en lo referente al destino social de los recursos del SGP), reducción de los gastos de funcionamiento, eliminación de oficinas no necesarias en la crisis, para contar con seiscientos mil millones del presupuesto para atender la emergencia sanitaria y empezar la reactivación económica.

@rodrigueztorice

Publicado: mayo 22 de 2020