Increíble haberle ganado al establecimiento radial y periodístico mamerto amangualado con el gobierno de turno: Semana y El Tiempo y Caracol.

Quizás, el resultado final del plebiscito donde ganó el NO milagrosamente porque no existe ninguna explicación diferente, ganamos por la obra, gracia y misericordia de Dios, sea el mejor resultado para que los colombianos nos unamos con el fin de sacar el mejor provecho buscando de una conciliación en los puntos álgidos de las 297 páginas.

Quizás, fue lo mejor que pudo pasar para castigar a un gobierno arrogante e indolente que decidió gastarse miles de millones de pesos en la paz, mientras que la economía y las demás actividades que involucran el buen funcionamiento de un Estado se encuentran al garete.

Para la muestra, la última calificación de los ministros donde el Ministerio de Educación de la Gina Parody saca menos de 2.5 sobre cinco. Perdió el año. Como lo perdieron la mayoría de los ministros del gabinete. Que tal la paliza que le dieron al Ministro del Interior Cristo en su propia tierra.

Quizás, fue el mejor resultado para que lo que yo llamo el establecimiento mamerto cambie esa actitud de arrogancia e intolerancia frente al pensamiento del otro. Siguen con ese discurso retrogrado y destructor marxista, acostándose en su palabra.

Quizás, fue también un mensaje para el Partido Conservador y su dirigencia la cual se encuentra totalmente desconectada de sus bases. A su clase política solamente le interesa cuidar de sus intereses regionales sin pensar en su partido que siempre ha estado por encima de los intereses personales en favor de la paz. Primero, con Laureano Gómez y Alberto Lleras, luego con Belisario Betancourt, después con Andrés Pastrana.

Quizás, fue un mensaje al clero de la Iglesia Católica quien también se encuentra alejado de sus fieles, de lo que el Papa Francisco llama la periferia donde se encuentran las verdaderas necesidades y la vocación de ser la Iglesia Católica de la predicación del Evangelio para convertirse en una Iglesia militante. Comenzando por el malqueriente arzobispo de Cali quien llama a desconocer los resultados del plebiscito.

Quizás, fue un mensaje para todos aquellos indecisos que decidieron optar por  el SÍ pero NO sin tener en cuenta que si existía un momento donde había que sentar una posición firme y contundente bien sea por el SÍ o por el NO era, precisamente, en este plebiscito.

Quizás, fue un mensaje donde más del 60% de la población se abstuvo de votar. ¿Por qué? Y después, salen a marchar.

Quizás, fue un mensaje para los medios de comunicación quienes también se olvidaron de su razón de ser: informar con objetividad sobre los hechos, acontecimientos, de la vida diaria. Si alguien ha perdido credibilidad durante todo el proceso de paz fueron los medios de comunicación quienes decidieron volverse militantes del gobierno de turno con el fin de recibir las prebendas, mermelada, sin importar la ética periodística.

Increíble que le hubiéramos ganado al establecimiento radial y periodístico mamerto amangualado con el gobierno de turno: Semana, El Tiempo, El Espectador, CM&, Caracol, W Radio.

Quizás, sea un mensaje para todas las empresas encuestadoras quienes dieron por sentado que el SÍ ganaba por más del 70% sobre el NO. Surgen varias preguntas: ¿Se comportaron ética y responsablemente las empresas encuestadoras de opinión durante todo este proceso? ¿Durante todo el gobierno de JMS?

Quizás, tuvieron que suceder  las desafortunadas declaraciones de Luis Carlos Vélez en el diario la República seguido de una serie de tweets viscerales que sirven para tres cosas: para nada, nada, nada. Agachar la cabeza, con humildad y sin arrogancia.

Quizás, sea un mensaje para los triunfadores quienes nunca dimos nuestro brazo a torcer ubicándonos en el lugar correcto de la historia para comprender que el siguiente paso es nuestra defensa de la libertad en contra del modelo comunista que nos quieren imponer.

Quizás, pensaba enviar un mensaje de conciliación en esta columna de opinión, que no es más que eso, pero al ver las últimas reacciones del establecimiento mamerto con respecto al desconocimiento de los resultados del plebiscito, al ver las reacciones arrogantes y displicentes de JMS donde nos tilda de unos tiburones ignorantes, al ver la inexplicable declaración de Álvaro Leyva consistente en realizar de nuevo el plebiscito, solamente nos quedará a quienes votamos por el NO asumir de nuevo la Resistencia Civil.

Sin embargo, quisiera guardar una luz de esperanza…

Puntilla: Y… que tal los pacíficos estudiantes de la Universidad Pedagógica…y…se viene el congreso de los pueblos en todas las plazas de Bolívar… y… la reforma tributaria… hope for the best, prepare for the worst.

 

@RaGomezMar