La transparencia en temas de dinero, no es una característica del cuestionado dirigente neocomunista Gustavo Petro, acostumbrado a manejar multimillonarias sumas de dinero en efectivo, tal y como pudo verse en el tristemente célebre ‘Petrovideo’.

Desde siempre, sus campañas políticas han estado recubiertas por mantos de duda respecto del origen de algunos dineros con los que financia sus aventuras electorales.

Su concuñado, Carlos Gutiérrez Robayo es el tradicional delincuente de cuello blanco, involucrado con los sectores más sucios del crimen y la corrupción. Aparece vinculado con el mafioso alias ‘Memo Fantasma’ y con el testaferro del tirano Nicolás Maduro, Alex Saab Moran. Igualmente, Gutiérrez Robayo apareció mencionado en el escándalo de los denominados PanamaPapers, sofisticada operación transnacional para lavar dinero y evadir de impuestos.

Durante años, ese sujeto fue (al parecer ya no lo es) el mecenas de Petro, el gran financiador de sus campañas. Y, como al decir popular, ‘no hay almuerzo gratis’, en contraposición, el cabecilla de la Colombia Humana se ha encargado de prestar su concurso para que su concuñado se quede con multimillonarios contratos oficiales. “Tu me ayudas, yo te ayudo”.

El Consejo Nacional Electoral, muy cuestionado por su inoperancia y por la falta de talante de sus magistrados, tiene el deber -no es una alternativa ni un privilegio- de investigar y sancionar, entre otras funciones, a las campañas políticas que violen las normas y lineamientos en materia de financiación.

Por eso, debe aplaudirse que uno de sus integrantes, el valiente magistrado José Renato Contreras, esté avanzando en una investigación contra la campaña de Petro a la presidencia de la República en el año 2018.

Petro, forjado en las filas del crimen organizado, experto en intimidaciones y acciones violentas, reaccionó agresivamente contra el magistrado Contreras, lanzando toda suerte de diatribas y con ellas enviando una señal a sus agresivos y peligrosos seguidores para que pasaran a la acción.

No pasó mucho tiempo entre la andanada de Petro contra el magistrado Contreras y el surgimiento, a través de redes sociales, de una deleznable amenaza de muerte contra ese juicioso y ponderado funcionario.

De inmediato, el Consejo Nacional Electoral, hizo pública la amenaza, solicitando la intervención inmediata de la fiscalía general de la nación.

Es perfectamente lamentable lo que le está sucediendo al doctor Contreras. Desafortunadamente, no es la primera persona que es víctima de la horda petrista, grupo que procede con estilo mafioso y criminal contra todos los funcionarios administrativos o judiciales que investiguen a su líder, por no hablar de los periodistas y políticos que se atreven a poner en evidencia al socialcomunista que amenaza con apropiarse del poder político colombiano.

Que las autoridades castiguen ejemplarmente al autor de esas amenazas, pero que la investigación vaya más allá, sancionando al instigador de las mismas.

Mientras tanto, solo resta rodear y proteger la vida del magistrado José Renato Contreras. Que Dios lo proteja del odio y la perversidad petrista.

@IrreverentesCol

Publicado: abril 19 de 2021