En reciente reportaje de televisión para el exitoso programa Los Informantes, el exparamilitar Juan Carlos Sierra, alias El Tuso, hizo graves denuncias respecto de las presiones que recibió por parte de importantes operadores judiciales para que mintiera respecto del señor expresidente Uribe.

De acuerdo con alias El Tuso, “jamás en la vida me he cruzado una palabra con él [en referencia al doctor Álvaro Uribe], lo he visto en televisión. ¿Pero que yo me haya reunido con él? Jamás… ¿Que yo sepa de actuaciones de él con las autodefensas? Tampoco”.

En la entrevista, Sierra ratificó lo que ha denunciado en múltiples oportunidades sobre la visita que en su momento le hizo a la ciudad de Miami el cuestionado periodista Juan Carlos Giraldo y en la que según él, le transmitió un chantaje propuesto por el polémico exmagistrado Jorge Luis Barceló y el exfiscal Eduardo Montealegre. Si Sierra declaraba contra Uribe, ellos -Barceló y Montealegre- se encargaban de que él no fuera expulsado de los beneficios que otorga la ley de Justicia y Paz. 

Como no accedió, al cabo del tiempo, Sierra fue expulsado de aquella ley que fue aprobada para darle una salida jurídica a los desmovilizados de las AUC.

Nadie puede dudar que el presidente Uribe ha sido víctima de brutales montajes judiciales, urdidos por sus enemigos políticos como Piedad Córdoba y el comunista Iván Cepeda y ejecutados por miembros corruptos de la rama judicial.

Las declaraciones de alias El Tuso, son suficientes para que en el término de la distancia la comisión de acusaciones inicie una investigación contra el ahora exmagistrado Jorge Luis Barceló, ese mismo que en reuniones sociales, generosamente bañadas con todo tipo de licores, anunciaba a los cuatro vientos que encarcelaría al expresidente Uribe. 

Barceló seguramente fue quien se encargó de filtrar pedazos amañados del expediente que él mismo fabricó contra el presidente Uribe para que periodistas enemigos suyos, como es el caso de Daniel Coronel, se dedicaran a fabricar una percepción falsa sobre la situación del expresidente. 

Las palabras de Sierra son suficientes para archivar las investigaciones temerarias que se adelantan contra Álvaro Uribe Vélez. Se ha demostrado que las grabaciones de él con uno de sus abogados, Diego Cadena, han sido burdamente editadas y manipuladas para sacarlas de contexto. Al oír las conversaciones en su totalidad, sin edición ninguna, se nota claramente la transparencia y la pulcritud con que el exmandatario y su apoderado manejan el proceso penal en cuestión. 

Pero la reflexión de fondo debe ser sobre los derechos fundamentales del presidente Uribe. Muchos han enarbolado la tesis peregrina de que como él es una figura pública, su nombre puede ser mancillado y pisoteado con total impunidad.

Urge que se le ponga punto final a la trapisonda criminal que se ha desatado en contra del expresidente Uribe Vélez, un hombre honesto que ha sido víctima de una estrategia criminal cuyo objetivo es el de silenciarlo a través de procesos judiciales espurios.

@IrreverentesCol

Publicado: abril 30 de 2019