El 12 de octubre por no recibir el pago de su salario mínimo, acumulado por tres meses, el camillero del Hospital Universitario de Santander HUS, toma la determinación de acabar con su vida en el centro hospitalario, al cual llega puntual a trabajar en medio de una tragedia familiar.

Su bebé de un año, estaba hospitalizada porque él no tuvo para pagarle un antibiótico que requería.  Su mujer, Mariana de los Ángeles, paciente de la Unidad de oncología, desesperada le pedía que exigiera al Hospital el pago de su salario.
Brandon Alexis Sarmiento Chavarro de 26 años de edad, todos los días le solicita a su jefe el pago, su jefe, según cuenta Brandon Alexis, la emprende en contra suya e inicia un acoso laboral y le advierte que lo dejaran sin contrato. Y que, para el 7 de noviembre, no le será renovado su contrato por “cansón”.

En un signo más de desesperación que de racionalidad, Brandon sube al noveno piso del hospital e intenta acabar con sus problemas, pero un ángel de carne y hueso, apareció en ese momento e impidió que llevara a cabo su fatal propósito.  Fue trasladado a urgencias e ingresado como paciente, posiblemente psiquiátrico.

Una semana después, el gerente del hospital sale en varios publireportajes, hablando de los avances y la buena gestión que lleva a cabo.  Durante esos días
Brandon está internado en el hospital psiquiátrico San Camilo y ayer un testigo silencioso, me envía los audios que Brandon Alexis le hace llegar.

Para algunos, Brandon es un cobarde, pero nadie sabe con la sed que otros viven.  Me tomé la tarea de averiguar el por qué de la decisión de Brandon.  Sencillo, tres meses sin pago y las deudas aflorando y el día a día sin resolverse.

Debemos recordar que la mayoría de los empleados tercerizados del HUS son manejados por la empresa de la familia Alvernia Vergel, familia de quien hoy se autoproclama candidato a la alcaldía de Bucaramanga, Jhan Carlos Alvernia.

El grupo fami-empresarial llamado FET, que alberga entre otras empresas a DarSalud, Gestión Integral y ASP Médica, por esas cosas de la política y de los llamados negociados, lleva mas de cinco años manejando de manera ilegal al personal del HUS.  ¿Ilegal? Sí señores, porque sus salarios se pagan hasta con cuatro meses de atraso.  Para la muestra los continuos mítines que realizan en la entrada del hospital los empleados y que son divulgados por medios de comunicación.

Al revisar los contratos suscritos este año, las empresas Alvernia Vergel (FET), deben cancelar puntalmente los salarios a los empleados, cosa muy distante a la realidad.  Pero la duda que me abarca, es porqué ningún ente de control ha tomado cartas en el asunto por el muy marcado incumplimiento del contratista.  Tal vez el gerente quiera darnos alguna respuesta sobre el caso.  Pero debo recordarle que no hago publirreportajes.

La misma fuente me hizo comentarios sobre la acreditación y los cursos de ¨humanización¨ a los cuales son obligados a asistir los empleados.   Hágame el bendito favor, curso de humanización que de no hacerse puede poner en duda la renovación del contrato con el grupo FET. Humanización que parece se aplica con algún sesgo en el HUS.

La misma indignada fuente, me comentó sobre el personal de planta, los funcionarios que muy a pesar de cumplir a medias con sus deberes, de no cumplir horario, de tener muy diezmado el sentido de pertinencia con el HUS, a esos sí les pagan puntual, tan puntual que la orden del gerente es pagar inclusive con cinco días de anticipación al fin de cada mes.  Cosa que no es ilegal, pero dista mucho de la ética y pone en duda el reducido flujo caja que argumenta el gerente, tiene siempre el hospital.

Esos mismos funcionarios que ni siquiera fueron capaces de realizar el censo por internet, que era obligación para TODOS los servidores públicos del país.  Pero es tal la negligencia, que la misma oficina de Control Interno Disciplinario, por lo menos en un acto de presteza y cumplimiento de sus funciones haya iniciado investigación alguna, pero cero proceso y cero sancionado.  Debe la Procuraduría General de la Nación por control preferente asumir los procesos contra esos funcionarios a los cuales sí se les paga cumplidamente pero que omiten cumplir las normas.

Quizás llevo muchas columnas denunciando las irregularidades del HUS y su sistemático modo de administración corrupto, quizás pierdo el tiempo escribiendo y ustedes leyéndome, pero cuando vemos no el problema general sino casos particulares en dónde la corrupción lleva a los extremos, es donde nos damos cuenta que vale la pena seguir denunciando para ver si logramos entre todos, levantar la voz y que las autoridades actúen.

Conozco a la Ministra de Trabajo, Alicia Arango, una mujer fuerte, abanderada de causas justas, en las que coincidimos ideológicamente muchas veces. Yo jamás le he solicitado un favor, no le solicitado trabajo para nadie y menos para mí, pero espero que nos ayude en este caso particular.  No porque sea el deber de ella como Ministra de Trabajo, elevo el requerimiento si no porque sé que esto la indigna y que tomará las acciones que el caso amerita.

No quiero extenderme más, tan solo comunicar que en próximas entregas develaré el sistemático modo de adjudicar contratos de medicamentos y suministros hospitalarios en el HUS.  Un avance, no contratan con casas matrices de farmacéuticas por una simple razón, estas no dan coimas.  Ejemplo contratos con la empresa de la señora Carmen Castellanos donde analizaré sobrecostos y demás irregularidades y por supuesto, el pronto y bendecido pago.

Ministro de Salud, sé que tuvo la oportunidad de leer algunas columnas mías sobre las denuncias al HUS, tome cartas en el asunto.

P.D. Brandon Alexis, le pido disculpas si no pude hablar con usted, no puedo solucionarle los problemas a nadie, a veces ni los míos puedo.  Abordo la corrupción de forma general y trato de evitar el drama humano que finaliza con ella.  Es que la corrupción en el sistema de salud, no es solo un robo, es un asesinato descarado ante los ojos de todos y el silencio de los entes de control.

Usted no es la primera persona que intenta quitarse la vida por la corrupción en el HUS, muchos lo han hecho y otros, que no han intentado el suicidio, que se aferran a la vida, mueren por desatención, mueren porque el sistema de salud hubiera podido salvarlos, pero los entes de control, no toman determinaciones.
Y a mí, a mí me afecta ver que solo soy una voz que no puede llevar soluciones.
Ánimo y abrazo enorme, su hija lo necesita.

@LeszliKalli

Publicado: noviembre 8 de 2018