Pésimo desempeño del registrador

La transparencia de la jornada electoral en Colombia se ha visto gravemente empañada por cuenta de la falta de previsión del cuestionado registrador, Juan Carlos Galindo y de los corruptos magistrados del Consejo Nacional Electoral, por cuanto en distintos puntos de votación del país, no hubo suficientes tarjetones para la Gran Consulta por Colombia.

Resulta inadmisible que las autoridades electorales no hayan previsto una masiva afluencia de electores que quieren participar en la consulta ganadora del Centro Democrático.

El registrador, cuya independencia está cuestionada habida cuenta de su inocultable cercanía con el gobierno de Santos, deberá responder política y judicialmente por esta evidente manipulación del proceso electoral colombiano. Igualmente los 9 magistrados del Consejo Nacional Electoral, deberán ser conducidos ante los tribunales para responder por este evidente delito que se ha cometido.

Se le solicita a los electores no moverse de su punto de votación hasta que la Registraduría solucione el problema y envíe los tarjetones que hacen falta para que los ciudadanos puedan votar en la consulta.

Culminada la jornada electoral, el registrador no goza de la legitimidad para liderar las elecciones presidenciales venideras. Así las cosas, mientras se surten las investigaciones, tanto el registrador Juan Carlos Galindo como los 9 magistrados del Consejo Electoral deben proceder, en el término de la distancia a renunciar. Colombia no puede entrar en una elección presidencial con unas autoridades electorales cuestionadas por su corrupción, impericia y falta de profesionalismo.

@IrreverentesCol

Publicado: marzo 11 de 2018