Han sido días muy agitados en la política nacional, los colombianos hemos sido testigos del tejemaneje de la actual contienda electoral. Es natural que mientras se aproxima el momento de elegir al sucesor de Juan Manuel Santos, los ánimos suban de tono y el panorama se empiece a decantar.

La histórica victoria del plebiscito con el NO, el 2 de octubre, dejó unas enseñanzas muy precisas: quedó claro que es posible derrotar al régimen, que las maquinarias no son invencibles y que la unión hace viable la opción del triunfo. Así lo entendieron los candidatos presidenciales Iván Duque y Alejandro Ordóñez, quienes coincidieron en la necesidad de acudir ante las urnas en marzo, para escoger por medio de una consulta popular, al candidato único de la centro-derecha.

Lamentablemente el ex presidente Andrés Pastrana y su candidata, la doctora Marta Lucía Ramírez, no comprendieron la responsabilidad que demanda el país de manera inmediata. Por ello, presenciamos con estupor, como intentaron a toda costa excluir al candidato que representa en su máximo esplendor el ideario conservador, por su puesto nos estamos refiriendo al ex Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado.

Es menester convocar a una gran alianza que reúna los distintos sectores que durante la historia republicana del país, han defendido los principios tutelares de nuestra sociedad. Allí deben estar presentes las reservas activas de la Fuerza Pública, la Colombia creyente, el uribismo, y por supuesto el conservatismo de Caro y Ospina, aquél que ha escrito páginas gloriosas de la historia de nuestro país.

Queremos que retorne el Partido Conservador que puso contra las cuerdas el proceso 8.000, que durante años combatió como nadie más lo ha hecho, a la izquierda recalcitrante que trastocaba con los intereses del comunismo internacional. Sin éste, es inviable la reconstrucción nacional que deberá ejecutar el próximo presidente de los colombianos.

Consideramos que esta gesta de unidad debe contar con la participación inexorable del candidato conservador por naturaleza, que es Alejandro Ordóñez. Es él quien aglomera el clamor de las bases conservadoras y quien mejor podría representarlas en la consulta del 11 de marzo.

El país corre el riesgo de caer en la desafortunada suerte de la hermana República de Venezuela, por ello no abandonamos nuestra idea de unidad y recalcamos la necesidad de contar con un hombre que encarne el talante conservador, en pro de la defensa de los valores democráticos que históricamente ha preservado la nación.

@MiguelCetinaC

Publicado: enero 17 de 2018