Al sistema de carreteras que conecta a casi todos los países del continente Americano se le conoce popularmente como vía panamericana. Esta es la vía principal del departamento del Cauca, la cual nos conecta al sur con Nariño y al norte con Valle del Cauca. Por esta senda transitan cientos de vehículos de carga y miles de personas al día.

La carencia de infraestructura vial en el Cauca nos ha llevado a depender rotundamente de la panamericana, por ello nos perjudica enormemente cuando comunidades o gremios la bloquean por algún tipo de manifestación.

Durante el gobierno de Santos la movilidad por esta vía se vio constantemente afectada por bloqueos parciales o totales a lo largo de ese gobierno. Esas obstrucciones fueron de horas, otras de días y algunas hasta de semanas, estropeando gravemente la economía caucana, como a la vez colocando en riesgo la vida de pacientes, quienes en el momento de tales bloqueos debían viajar a la ciudad de Cali por sus tratamientos y se les impedía el paso.

Al momento de escribir estas palabras, se anuncian movilizaciones y un posible bloqueo a esta arteria vial por parte de diversos gremios u organizaciones sociales que exigen al gobierno nacional soluciones al sinnúmero de problemas que les aqueja. Vale decir, que en muchas de esas peticiones les asiste la razón, máxime cuando en los últimos ocho años no contaron con un interlocutor serio, capaz de escuchar pero sobre todo de solucionar. Por eso es importante tratar de entender las peticiones de estos sectores que reclaman seriedad y respaldo ante las delicadas situaciones que atraviesan; pero igualmente resulta significativo que estas agrupaciones comprendan que el gobierno Duque acaba de cumplir sus primeros 100 días, que aún está trabajando con el presupuesto dejado por el anterior gobierno; que Colombia viene de una crisis institucional profunda y apenas estamos trabajando como gobierno pero también como ciudadanía para recomponer el camino. Hay que exigir al gobierno nacional cumplimiento, sí, pero sin estropear los derechos de los demás, sin violentar a nuestra Fuerza Pública y sin perjudicar directa o indirectamente a millones de personas que transitan por la vía panamericana.

Pedimos al Presidente Duque, al Ministro de Defensa y a la Fuerza Pública estar en disposición de diálogo, escucharlos y atender sus preocupaciones o quejas; pero igualmente les pedimos estar alertas y adelantar planes de prevención y contingencia para evitar el posible bloqueo. La zozobra no puede imperar tal como ocurrió en los últimos años. El Cauca requiere garantías y estabilidad. 

@AndresSaavedra_

Publicado: noviembre 22 de 2018