Análisis de Camilo Rubiano Becerra

En el año 2011, el gobierno nacional reformó el Sistema General de Regalías, con unos objetivos claros que incluía modificar la forma de distribución de los recursos, para que no solo quedara en manos de los departamentos productores, sino que llegara a todos los departamentos del país. Al mismo tiempo se crearon unos fondos para apoyar e incentivar proyectos de innovación, para este propósito la reforma exigía que el 10% de las regalías se invirtiera en estos proyectos de ciencia, tecnología e innovación. Así mismo, con la reforma se pretendía hacer inversiones en los departamentos más vulnerables, para lograr equipararlos con los más desarrollados. Lo pertinente en este punto es preguntarnos ¿qué ha pasado en estos 5 años?

En días pasados, la Contraloría General hizo varias denuncias sobre los precarios resultados que tuvo la reforma luego de 5 años. Lo primero que señaló es que el impacto en los departamentos mas vulnerables es casi nulo. Departamentos como Choco, Vichada y Sucre en donde hay un alto índice de necesidades básicas insatisfechas, el Sistema General de Regalías le trasladó sólo el 6% de los recursos, algo totalmente contrario con los objetivos de la reforma. Adicionalmente, los proyectos que pueden generar un desarrollo en el país, son escasos, se encuentra que los proyectos interdepartamentales no llegan al 7% de la totalidad de los mismos.

El segundo llamado de atención que hizo la Contraloría es sobre la falta de acompañamiento por parte del Gobierno Nacional, que como consecuencia generó problemas como la baja ejecución del presupuesto. Por ejemplo, en el Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación, sólo tiene ejecutado el 14% de su presupuesto, advirtiendo que por ejecutar hacen falta 1.7 billones de pesos. De la misma forma, en el Fondo de Desarrollo Regional sólo se ha ejecutado el 50%. Este descuido del gobierno ha permitido que el 33% de las obras tengan problemas de calidad y que el 10% de la obras sean consideradas elefantes blancos. La Contraloría también alertó sobre la cantidad de proyectos rechazados que son 5 de cada 10.

Como tercer punto se denuncia que la reforma ha generado un aumento en la corrupción, la contratación directa es del 27%, el 65% de los proyectos se realizan con un solo proponente y el 80% de la contratación está en manos del 12% de los contratistas, algo supremamente preocupante, teniendo en cuenta la magnitud de los recursos que tiene este presupuesto de regalías.

Por último, la Contraloría muestra el desfase presupuestal que tiene el gobierno en los presupuestos venideros, debido a que este mantiene unas altas cifras de producción de petróleo y carbón. Frente al primero cabe recordar que este año la producción ha caído un 14.8% comparado con el 2015 y sobre el carbón, la Asociación Colombiana de Minería señala que para este año se producirán cerca de 85 millones de toneladas y no los casi 100 millones de toneladas que tiene contemplado el gobierno.

Con estos preocupantes hallazgos por parte de la Contraloría, es pertinente que el gobierno y el ministro Cárdenas sean responsables con el país y estén atentos a las recomendaciones y preocupaciones de varios sectores que le solicitan que revisen el proyecto de presupuesto de regalías para el bienio 2017-2018, que presentaron la semana pasada, con un monto de 11.8 billones de pesos, disminuyéndole un 32.7%, algo así como 6.4 billones y que al mismo tiempo corrijan los errores del pasado y de esta forma lograr con los objetivos definidos, para que por medio de los recursos de las regalías se puedan atender las múltiples necesidades que tiene el país.

@camilorubianobe