¿Qué es lo que pasa con los niños en Colombia? ¿Por qué hay tanta indiferencia frente a los menores, sus derechos y sus necesidades? ¿Qué más tiene que suceder para que los gobernantes de turno reaccionen? ¿Qué tipo de sociedad y de país estamos construyendo? ¿Cuál es el presente y el futuro que nos esperan?

La verdad es que me siento muy contrariada con la situación de los infantes en nuestro país.  Además, que no entiendo cómo un gobierno puede ufanarse de una “maravillosa gestión”, cuando uno de sus indicadores, que tiene que ver con la infancia, está en rojo. Y es que es lamentable ver en los diferentes medios de comunicación que los niños tienen perdida la batalla por su vida y sus derechos.

En efecto, esta semana las noticias no han sido muy alentadoras para los infantes. Por un lado se están investigando a 91 profesores de colegios de Bogotá por abuso sexual. Con el agravante que, según cifras de la Secretaría de Educación, se están presentando en promedio casi cuatro casos diarios de violencia sexual contra menores en la capital. Esto, sin lugar a dudas, no debería dejar dormir al alcalde Enrique Peñalosa y tendría que generar una respuesta urgente de parte de la administración Distrital. Sin embargo, creo que ninguna de las dos está pasando.

Entre tanto, a la Arquidiócesis de Cali, literalmente, “se le fueron las luces”. Por defender a un cura pederasta resultaron culpando a los padres de los niños abusados sexualmente. ¡Hágame el favor! Eso no tiene ninguna presentación ni justificación por parte del clero. En otras palabras “los pájaros tirándole a las escopetas”. Parece que no fue suficiente con que los menores fueran ya víctimas de aquel sacerdote, para que, además, fueran revictimizados.

Por otro lado, parece que la desnutrición infantil se está extendiendo por todo el país, ante la mirada indiferente del gobierno nacional. En efecto, esta semana fue rescatada en La Guajira, por la Fuerza Aérea, una niña de dos años en grave estado de desnutrición y reportaron que hay otros 50 niños con bajo peso y talla por mala alimentación.

Así mismo, se señaló que en Boyacá hay 246 niños que padecen síntomas asociados a la desnutrición. La razón de esta desnutrición aguda, según el Secretario de Salud de ese departamento: falta de acceso a la comida. Esto es lamentable ya que Boyacá ha sido considerada como la despensa de alimentos de Colombia.

Otro hecho en el que también se vieron involucrados niños sucedió en El Peñón (Bolívar). Allí cinco niños murieron en un incendio, del cual se desconoce su origen. Lo triste es que en esta población no hay agua permanente ni hay bomberos. Por eso fue imposible apagar las llamas y salvar la vida de estos pequeños.

Entonces, ¿qué pasa que no pasa nada? Simplemente se pasan la pelota entre unos y otros. O salen con la típica frase: “estamos trabajando en eso”. O también nombran una “comisión encargada” para que resuelva el problema, pero al final no resuelven nada.

Yo creo que ya es hora de hacer un llamado serio al gobierno nacional para que tome medidas y acciones reales a favor de la infancia y a favor de la vida. Claro, esto empieza por exigirle a las Farc que devuelvan a TODOS los menores que tienen en sus filas. No tiene sentido que se hable de paz y los niños sigan siendo víctimas de una serie de dilaciones.

Entre tanto, yo seguiré denunciando todos estos hechos que afectan a la infancia. A ver si algún día este gobierno se despierta y mira lo que está sucediendo en el país.

@Tatacabello

Publicado: febrero 17 de 2017