Dicen los grandes abogados penalistas que cuando un testigo falaz empieza hablar, la mejor estrategia es permitirle que se siente sobre la palabra. 

Entre más afirmaciones haga, más evidentes serán sus contradicciones. 

Y exactamente eso es lo que sucede con el falso testigo, el extorsionista Juan Guillermo Monsalve, delincuente al servicio de Iván Cepeda, conocido en el mundo del hampa con el alias de ‘Don Iván’.

Recientemente, un bloguero al servicio de la causa del antiuribismo, entrevistó a Monsalve. Dicho reportaje, que fue ambientado como si se tratara de una declaración histórica y demoledora, sirvió para resaltar el talante mentiroso de quien es presentado como el testigo ‘estrella’ contra el presidente Uribe.

El bloguero se esforzó para que la entrevista llegara a los lugares a donde él deseaba, específicamente en lo que tiene que ver con el supuesto funcionamiento de una estructura paramilitar en la hacienda ‘Guacharacas’, de propiedad de la familia Uribe. 

A pesar de sus esfuerzos del bloguero por incriminar al presidente Uribe, Monsalve lo dejó con los crespos hechos al decir que él no era testigo de que el exmandatario hubiera organizado el supuesto grupo ilegal.

A los autores del libreto de Monsalve, les ha quedado muy difícil que ese bandido sea reconocido como paramilitar. El hecho de que aparezca en una fotografía con un disfraz, no es suficiente, pues ninguna estructura de las otrora ‘Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá’ o de las AUC lo reconoció formalmente como uno de sus integrantes. 

Él, alega haber pertenecido al denominado ‘Bloque Metro’, pero ninguno de sus cabecillas recuerda siquiera haberlo conocido. Igualmente, de ese sujeto no tienen razón los comandantes de los frentes ‘Mineros’, ‘Calima’ y ‘Bloque Central Bolívar’, de los que él alega haber hecho parte. 

Es cuando menos curioso que, a pesar de haber integrado tantos grupos armados ilegales, nadie lo recuerde. La razón es una y solo una: porque Monsalve es un delincuente común que no hizo parte de las AUC.

Y sus mentiras son cada vez más elocuentes, lo que demuestra que su testimonio es un libreto. Ahora, corresponderá determinar quién o quiénes fueron los encargados de redactar la colección de mentiras que ha dicho ese sujeto. 

En la entrevista en cuestión, Monsalve se refirió a un punto que es neurálgico en la investigación contra el presidente Uribe: la fecha en la que ese delincuente empezó a dar su versión incriminatoria contra el exgobernante. 

Hay múltiples testigos que aseveran que Monsalve privadamente ha reconocido desde 2011 estar mintiendo con el propósito de hacerse a los privilegios carcelarios que le ha ofrecido alias ‘Don Iván’. 

En la entrevista, el falso testigo se delató cuando le correspondió citar las fechas en las que ha declarado contra el presidente Uribe. Ante el bloguero de marras, Monsalve desmintió a quienes lo han delatado diciendo que en el año 2011 él no había conversado con Iván Cepeda. 

Pero es el propio ‘Don Iván’ quien se encarga de contradecir a su testigo a sueldo. Al revisar la cuenta de ‘Twitter’ del senador de las Farc, se encuentra un post del día 23 de septiembre de 2011 en el que Cepeda sube el video de lo que él mismo llama ‘testimonio de paramilitar (sic) Juan Monsalve sobre Alvaro (sic) Uribe’.

A vuelo de pájaro, aquella no es la única contradicción -fundamental, por demás- del falso testigo. 

Por ejemplo, ante la amable y semiclandestina declaración que le tomó la corte suprema, Monsalve aseveró que Iván Cepeda había intercedido por él ante el INPEC para evitar que lo trasladaran a la cárcel de máxima seguridad de la ciudad de Valledupar. 

En el publirreportaje que le hizo el bloguero, el falso testigo cambió radicalmente su versión al asegurar que no tenía conocimiento de gestiones de ‘Don Iván’ para que se suspendiera dicho traslado.

Lo cierto es que gracias al senador de las Farc, ese delincuente está cómodamente ubicado en una casa fiscal dentro del complejo de la cárcel ‘La Picota’, donde recibe visitas de prostitutas, ingresa alcohol, drogas y tiene posibilidades de comunicarse con el exterior a través de teléfonos móviles y computadores con acceso a Internet. 

La justicia cojea pero llega. Es cada vez más rutilante e inequívoca la condición de testigo falso de Juan Guillermo Monsalve, un criminal nato que más temprano que tarde quedará perfectamente expuesto ante el país, no solo por su falso decir en el caso del presidente Uribe, sino por los delitos que ha ordenado desde la prisión y por la fortuna que ha amasado a través de extorsiones y de dádivas que le han sido otorgadas, precisamente, a manera de pago por sus falsedades contra el doctor Álvaro Uribe Vélez. 

@IrreverentesCol

Publicado: septiembre 28 de 2020