En tiempos de crisis, los partidos deben apuntarle al fortalecimiento de su unidad y no a su debilitación. La situación actual del Centro Democrática no es la mejor. A pesar de ser partido de gobierno y de contar con una bancada parlamentaria robusta, los pronósticos para el 2022 son bastante preocupantes.

El discurso antisistema y antiestablecimiento ha calado en un amplio sector de la sociedad, con lo que se ha afectado la credibilidad en los partidos políticos.

A la crisis de las colectividades se suma la guerra sucia y la brutal persecución y campaña de desprestigio que se ha desatado en contra del presidente Uribe, con lo que se le ha causado un grave daño a su reputación. Todo ello juega en contra del Centro Democrático, partido que, a pesar de las adversidades, ha iniciado un interesante proceso de selección de candidato.

Hace pocos días los aspirantes a tan alta dignidad acordaron las reglas de juego para procurar la elección. Será a través del mecanismo de encuestas que se realizarán entre militantes -personas oficialmente inscritas en el CD- y simpatizantes del uribismo. El 22 de noviembre culminará el proceso y ese día se conocerá el nombre del ganador.

Aunque hay 5 nombres en la carrera -María Fernanda Cabal, Paloma Valencia, Edward Rodríguez, Rafael Nieto y Óscar Iván Zuluaga-, la competencia real es entre Cabal y Zuluaga.

La primera, goza de gran aceptación en un sector de la peyorativamente llamada “base” uribista, mientras que Zuluaga se ha ganado el respaldo de la mayoría de la estructura partidista.

Como en cualquier emulación política, las pasiones empiezan a sentirse, sobre todo en las redes sociales. Eso no está mal. Cada quien es libre de expresar sus ideas y de hacer público su favoritismo por tal o cual candidato.

Pero el uribismo es mucho más que el sentir de unos parlamentarios o el de unos ciudadanos que hacen activismo a través de Twitter. Para eso se harán las encuestas, donde se tratará de recoger la muestra más amplia y más representativa posible.

No está bien que se menosprecie ni se caricaturicen las expresiones de miles de personas que tienen como única herramienta de comunicación a determinada red social, como tampoco es aceptable que se fustigue a los congresistas o dirigentes que expresen públicamente su favoritismo.

Como bien explicó el senador José Obdulio Gaviria luego de que una treintena de congresistas suscribiera una carta de apoyo a Zuluaga, esa no fue una acción gamonalista, pues si algo bueno tiene el Centro Democrático es que en ese partido los votos no son de nadie y la soberanía está única y exclusivamente en manos de sus miembros y simpatizantes.

En un partido que se precia de ser democrático, el debate y la libertad de expresar ideas no puede ser limitado para nadie. Al final del día, la nominación quedará en quien goce de las mejores condiciones para llevar la vocería del cuerpo de doctrina que sostiene a esa colectividad.

La realidad política indica que el CD no tiene posibilidades reales de ganar por si mismo las elecciones presidenciales venideras, razón por la que, como en 2018, deberá hacer parte de una coalición.

¿Con quién, entre Cabal y Zuluaga, será más fácil consolidar una amplia y poderosa unión que permita hacerle frente a la amenaza socialcomunista encarnada por Gustavo Petro? Ese es el interrogante que deberán absolver los uribistas de acá al 22 de noviembre, porque el asunto es de mayor complejidad que la mera investidura de un candidato; lo que realmente se estará decidiendo es el nombre de quien vaya a hacer parte de la competencia en el seno de la coalición que se presentará en consulta popular prevista para marzo del año entrante y de la que, ahí sí, emanará el nombre del candidato de unidad que estará en la primera vuelta.

Queda mucho camino por recorrer y son abundantes las dificultades por superar. Quienes equivocadamente empiezan a atizar el fuego de las divisiones internas deberían reflexionar y entender que la victoria será mucho más fácil de alcanzar si el uribismo adelanta su proceso interno sin mayores sobresaltos.

@IrreverentesCol

Publicado: septiembre 20 de 2021