Investigación LOS IRREVERENTES

En septiembre de 2015, el senador Roy Barreras presentó el proyecto de ley que faculta al presidente Santos para convocar a un plebiscito en el que el pueblo vote a favor o en contra del acuerdo final al que llegue el gobierno con la guerrilla de las Farc.

De manera muy rápida y con algunas modificaciones, a comienzos de diciembre de 2015, el Congreso aprobó el proyecto de Barreras, el cual se encuentra bajo examen de constitucionalidad en la corte. De hecho, en los próximos días, tendrá lugar la audiencia pública en la que diferentes invitados –la mayoría a favor del plebiscito- expondrán sus opiniones respecto de ese mecanismo de participación ciudadana. (Ver artículo “Propaganda al plebiscito en la Corte“)

Para nadie es un secreto que el gobierno tiene interés en que el plebiscito pase el umbral fijado y que la mayoría de los votos sean por el sí. A pesar de las advertencias que ha hecho el procurador Alejandro Ordóñez, respecto de que los funcionarios del Gobierno deben abstenerse de hacer proselitismo en la campaña, pues los servidores no pueden participar en política, desde la Casa de Nariño la instrucción es que, una vez la Corte Constitucional decrete la exequibilidad de la ley, los ministros salgan a promover el sí.

Periodista contratista

Desde hace algunos meses, se ha sabido que la periodista María Alejandra Villamizar, fundadora del portal “Confidencial Colombia”, tiene contratos con el Gobierno para desarrollar actividades relacionadas con la pedagogía para la paz. LOS IRREVERENTEStuvieron acceso a los dos contratos que la comunicadora ha celebrado con el denominado “Fondo de Programas Especiales para la Paz-FONDOPAZ” entre los años 2015 y 2016.

El 28 de enero de 2015, la directora de FONDOPAZ, María Inés Restrepo Cañón y María Alejandra Villamizar Maldonado firmaron el contrato número 035 por un valor de $213.552.900, lo que significa una erogación mensual a favor de la contratista de $19.239.000 pesos. Además de la abultada cuantía, llama la atención la labor encomendada a Villamizar: “El contratista se obliga a prestar por sus propios medios, con plena autonomía técnica y administrativa, sus servicios para orientar la estrategia de sensibilización, pedagogía y movilización de la campaña del proceso de refrendación del acuerdo final para la terminación del conflicto”.

Contrato de la periodista Villamizar con la Presidencia de la República

Villamizar fue contratada por solicitud de la entonces ministra consejera para las comunicaciones, Pilar Calderón.

Trazando una línea de tiempo, durante todo el año pasado, el Estado le pagó a la periodista Villamizar para que hiciera pedagogía y campaña por algo que no existía. Entre enero y septiembre de 2015, ni siquiera se sabía cuál iba a ser el procedimiento que se utilizaría para refrendar el acuerdo de La Habana. Entre septiembre y diciembre de ese año, se discutió y aprobó el proyecto de ley. Por tal razón, del tesoro colombiano salieron más de $213 millones de pesos para pagarle a una prestigiosa periodista para que le hiciera campaña a una cosa que no tenía vida jurídica. El desproporcionado contrato de María Alejandra Villamizar se asemeja al caso de la familia Rodríguez, que no tiene carro y pero contrató a un conductor para que se lo maneje.

La situación se torna aún más compleja. El 1 de febrero de este año, FONDOPAZ suscribió un nuevo contrato con Villamizar –FP 100 de 2016-. Esta vez por 5 meses, con desembolsos mensuales de $19.816.000 pesos. ¿El objeto? Exactamente el mismo: hacerle pedagogía y campaña al proceso de refrendación de del “acuerdo final para la terminación del conflicto”.

La Corte Constitucional aún está estudiando la ley del plebiscito

En criterio de un abogado administrativista consultado por LOS IRREVERENTES, queda claro que el Gobierno celebró un contrato con una persona para que le hiciera promoción a dos expectativas. La primera: que haya acuerdo final, al cual no se ha llegado y la segunda expectativa: el procedimiento de refrendación que, a lo largo de la ejecución del contrato, no ha tenido vida jurídica. Si por algún motivo, la Corte Constitucional hunde el plebiscito, no existirá ni siquiera la expectativa por la que la periodista Villamizar fue contratada.

A lo anterior se suma un hecho que no puede pasar desapercibido. La semana pasada, mientras se adelantaba una audiencia pública en la Corte Constitucional sobre el plebiscito, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo hizo un anuncio que va en total contravía del objeto que se lee en los contratos de la periodista Villamizar. En efecto, el alto funcionario manifestó que “la campaña del plebiscito no podrá comenzar hasta que la corte no tome una decisión”.
El sueño de alcanzar la paz que tiene el presidente Juan Manuel Santos, ha sido utilizado para todos los propósitos, incluido el de repartirle mermelada a los periodistas para efectos de garantizar silencios y sellar alianzas. En este caso de María Alejandra Villamizar, se llegó al extremo de darle más de $300 millones de pesos para que le hiciera la pedagogía a un plebiscito que todavía no existe y con el que se pretende refrendar un acuerdo de paz que aún no se ha alcanzado.

@IrreverentesCol