El ministerio público concluyó que la gobernadora del Valle no tuvo ningún contacto con paramilitares entre 2006 y 2010.

La exprocuradora general encargada, Martha Isabel Castañeda Curvelo, días antes de entregar el cargo a Fernando Carrillo, suscribió un auto en el que ordenó el archivo de la investigación disciplinaria contra la gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro por presuntos vínculos con grupos armados ilegales, en ese caso organizaciones paramilitares.

La investigación contra la exsenadora y hoy gobernadora vallecaucana se fundamentó en un anónimo que fue remitido a la procuraduría. Con base en ese documento, en febrero de 2010 se ordenó abrir una indagación preliminar.

4 años después, el ministerio público encontró méritos para iniciar la investigación disciplinaria de manera formal “por la presunta comisión de la falta gravísima consagrada en el numeral 1 y/o 12 del artículo 48 de la ley 734 de 2002, concretamente por promover y auspiciar grupos al margen de la ley, conocidos como paramilitares”.

Luego de un largo proceso disciplinario, la procuraduría concluyó que “en lo que atañe a la contienda electoral correspondiente a los años 2006 y 2010 no obra referencia de que la excongresista desplegara conducta alguna que tuviera la virtualidad de alterar el correcto funcionamiento del Estado y por ende la consecución de sus fines, razón por la que se considera que para esta época el hecho investigado disciplinariamente no existió porque, en realidad, al menos en su calidad de servidora pública, no promovió o auspició grupos paramilitares”.

Con ese argumento, la exprocuradora Castañeda ordenó “dar por terminada la actuación disciplinaria y ordenar el archivo” de la investigación que se adelantó contra la gobernadora del Valle.

Aunque la decisión fue adoptada hace algunas semanas, esta sólo fue notificada en las últimas horas al abogado de Dilian Francisca Toro, el doctor Iván Cancino.

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 7 de 2017