Si el Eln no quiere nada para ellos y su pretensión apunta a que “la elite permita la amplia y protagónica  participación de mayorías excluidas” como lo expresan en su cuenta de twitter, les formulo los siguientes interrogantes como víctima del conflicto:

¿Si ese era el fin de la lucha armada, porque razón se dedicaron a ejercer acciones en contra de esas mayorías excluidas? El secuestro por ejemplo, del cual fuimos víctimas junto con mi padre.

¿Porque razón mantienen una postura de reconocimiento a una élite que excluye y no manifiestan vocación de poder político para integrar las élites económicas y sociales,  y participar de la construcción de una nueva sociedad?

¿Si se declaran voceros de las mayorías excluidas, porque no se rodean de integrantes de ellas, para que elijan delegados a la mesa de negociaciones en la etapa publica de los diálogos?

¿Si reconocen que el origen del conflicto fue la exclusión política, por qué motivo no generan un espacio de participación en la mesa de conversaciones de aquellos sectores sociales que quieren construir una nueva sociedad, pero no abordaron la lucha armada?

¿Por qué se excluye de la mesa de conversaciones temas de la coyuntura como la corrupción en la salud y el desangre al sector por cuenta de las EPS, si esa ha sido la fuente de financiación del paramilitarismo?

¿Por qué hablan de poner a prueba las clases dominantes para ver si tienen la voluntad de ceder en algo en sus privilegios?  ¿Acaso no es un proceso para buscar condiciones de igualdad social? ¿O de plano está descartada la discusión del cambio de modelo económico?

Si la paz que conciben no es solamente el silencio de las armas, sino unos concesos para lograr cambios, ¿cuáles son esos cambios que persiguen? ¿Una cesión de privilegios?

¿Valió la pena la intensidad del conflicto y el número de vidas sacrificadas para llegar hasta aquí para pretender solamente una cesión de privilegios?

Les ruego me respondan para saber hasta dónde valió la pena el sacrificio de mi secuestro, y poder entender si como víctima puedo perdonarlos y dejar a un lado, 373 días que aún hoy retumban en mi alma.

PD: el señor Juan Camilo Restrepo no pretende torpedear el proceso con el Eln. Pero al parecer, es el Eln el que busca poner trabas impidiendo que se realice la liberación de los secuestraños en su poder. ¿Por qué no los liberan como gesto de buenas intensiones? ¿Cuál es el problema, acaso están ya muertos?

@leszlikalli