En noviembre del año en curso, se llevará a cabo la IX Conferencia Mundial de Promoción de la Salud en Shanghai (China). Liderando el tema de Promoción de la Salud, el Ministerio de Salud y Protección Social hizo parte del “preforo” de Alcaldes de las Américas, desarrollado en Chile. Allí los gobernantes locales analizaron la necesidad de crear políticas dirigidas a definir la promoción de la salud como eje de desarrollo sostenible para generar ciudades y comunidades saludables.

Presentan un proyecto llamado: “Entornos para la vida”, liderado por la alcaldía de Cali, enmarcado en la estrategia nacional de Entornos Saludables del Ministerio, el cual tiene por objetivo crear y mantener ambientes saludables por 16 años, a través de diferentes planes de desarrollo.

Proyectos como el anterior abundan en Colombia. Las políticas, cualquiera que sea, están definidas a corto plazo, no se da continuidad con los cambios de gobierno, el impacto se pierde y no es posible cuantificar si fue positivo o negativo el resultado.

Hay mucho por hacer en cuanto a Promoción de la Salud y Prevención de la Enfermedad. Para tener un cambio real, se debe trabajar en dos frentes: 1. Educación en salud desde el primer grado hasta el último en los colegios. Pero educación de verdad, impartida por profesionales de la salud (médicos que presten el servicio social obligatorio en los colegios de todo el país), que tengan las definiciones certeras y puedan orientar de manera adecuada las medidas a seguir para mantener la población saludable. 2. Educación especial en salud para la mujer. Es claro que educar a las mujeres, mejorará su calidad de vida al poder acceder a educación técnica y superior, retardará la aparición de embarazos (pasarán de no ser planeados a embarazos deseados), darán un cuidado adecuado a sus hijos evitando enfermedades totalmente prevenibles y por las que siguen muriendo la mayoría de niños en Colombia como son las infecciones respiratorias agudas, las enfermedades diarreícas agudas o desnutrición. Esto es clave para mantener una sociedad saludable. O ¿Quién creería que que un niño pueda crecer física y psicológicamente bien en un lugar donde la madre es la cabeza del hogar, con pocos ingresos económicos y con necesidades básicas insatisfechas? Este el modelo de familia que cada vez es más frecuente en Colombia, pero no es lo ideal. Debemos trabajar para cambiar esta idea, que va más allá de posiciones morales frente al concepto de familia.

Los entornos para la vida, de los que habla el proyecto, toca unos temas importantes de acceso a la educación, trabajo con la comunidad pero es muy volátil, no describe un plan concreto y lo peor, es un plan a 16 años. No podemos continuar desarrollando políticas que no pretendan transformar la sociedad. El objetivo es educar seres para el futuro, para aportar a la comunidad, para fomentar el autocuidado, para hacer uso racional de los recursos de salud, para garantizar las condiciones saludables en las familias.

La cobertura de la población en cuanto al acceso a los servicios de salud, ha aumentado significativamente, lo cual resulta muy conveniente para el país; lo anterior, de la mano de un Sistema de Promoción de la Salud y Prevención de la Enfermedad integral, y dirigido a la población clave, tendrá la posibilidad de mejorar y mantener la población saludable, concientizar a la población acerca de la importancia de la familia como garante de la educación en salud y hacer un uso adecuado de los servicios de salud, tal y como lo quiere hacer el Ministerio de Salud en la construcción de la política de cultura de la seguridad social en Colombia.

@IrreverentesCol