Por Álvaro Grajales

En época de elecciones la pregunta que debería estar rondando por nuestras cabezas es ¿por quién votar? Y esto es obvio pues nuestro futuro dependerá de quien nos gobierne, de las políticas que implemente y de las libertades que nos garantice. Pero con una baraja de candidatos tan amplia, y todos enarbolando las banderas del cambio político, de la renovación, de lucha contra la corrupción y el clientelismo, se nos dificulta llegar a una decisión acertada.

No soy quien para decir por quien votar, pero si es menester hacer advertencias para saber por que propuestas no debemos votar. Todo candidato que nos prometa crear más ministerios, agencias, departamentos o en general cualquier institución pública, es un candidato que no piensa bajarnos los impuestos y que aun sin querer, generara corrupción. Pues aquel gobierno que crea más instituciones deja de ser un gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, para convertirse en un gobierno del pueblo, por los burócratas y para los burócratas.

Por eso, debemos buscar un candidato que en sus propuestas tenga la disminución del Estado (Estado austero, recorte de gastos, eliminación de entidades burocráticas), la disminución de los impuestos, el respeto al individuo libre, en una economía libre y en una sociedad democrática.

La invitación es a revisar las hojas de vida de los candidatos e ir descartando a los que tengan en su prontuario errores económicos como el endeudamiento de la alcaldía o gobernación que presidieron (como cierto exgobernador de Antioquia)  o aquellos que tienen investigaciones pendientes (como cierto ex procurador y exalcalde de la capital), e inclusive, aquellos que han participado de la pésima gestión del actual gobierno y de anteriores gobiernos involucrados con las mafias del cartel de Cali (como cierto exnegociador de pésimos acuerdos y cierto exvicepresidente).

Que a partir de hoy cuando alguien nos pregunte ¿por quién vas a votar? La respuesta sea, todavía no he leído los planes de gobierno (propuestas) o en su defecto, por aquel que no busque un gobierno intervencionista que coarte nuestras libertades.

@AlvaroGraj

Publicado: enero 16 de 2018