La reciente encuesta publicada por la revista Semana en la que se confirma una vez más la importante ventaja del socialcomunista Petro en la intención de voto de cara a las elecciones presidenciales de 2022, debe servir para que los demás precandidatos entiendan que si no toman la campaña con la seriedad que amerita, la previsión estadística puede convertirse en una realidad en mayo del año entrante cuando tendrá lugar la primera vuelta.

Millones de colombianos claman por que los precandidatos empiecen a hacer campaña. Que se salgan de las redes sociales y se vuelquen a las calles a hablar con la gente, a oír sus necesidades y a construir mancomunadamente un programa de gobierno. Se equivocan los asesores políticos sofisticados que creen que las elecciones se ganan con videos en Tik Tok, trinos “audaces” y publicaciones en Facebook. Las redes sociales claro que ayudan, pero están lejos de ser suficientes para ganar una elección presidencial.

Según la encuesta, Petro tiene el 19.7% de intención de voto. Está demasiado lejos del 50% que se necesita para imponerse en primera vuelta. Su ventaja sobre los demás es innegable, pero eso no significa que el asunto esté liquidado. La mayoría de colombianos expresan su filiación a las ideas de “centro-derecha”, lo que significa que es muy poco probable o imposible si se quiere que ellos voten por el neocomunista Petro, ese mismo que no desaprovecha oportunidad o escenario para sembrar miedo con sus anuncios de expropiación y persecución a la propiedad privada. Petro es un peligro para la estabilidad democrática. Un eventual gobierno suyo significará la entronización de un modelo totalitario que aplastará los pilares republicanos sobre los que está erigido el Estado colombiano.

Recurrentemente, muchos observadores se preguntan porqué nadie despega. Lo cierto es que con excepción de Sergio Fajardo -que va en caída libre- y del energúmeno exalcalde Bucaramanga Rodolfo Hernández, todos los demás aspirantes están dentro del margen de error propio de los sondeos de opinión.

La respuesta es evidente. Si no hacen campaña, si no arrancan a hacer propuestas concretas que atraigan la atención de los ciudadanos, Petro continuará corriendo en solitario y los demás rivales peleándose entre ellos a ver quién es capaz de pasar del 3% en intención de voto.

Que se avispen porque en un abrir y cerrar de ojos, el socialcomunista puede agarrarles más ventaja y después va a ser perfectamente imposible atajarlo.

@IrreverentesCol

Publicado: octubre 19 de 2021