En el auto cargado de inferencias y suposiciones que los magistrados de la sala de instrucción de la corte suprema emitieron en contra del presidente Uribe decretando una detención domiciliaria, que más parece un secuestro político, se hace referencia a un asunto que resulta de singularísima relevancia: el testimonio de Juan Carlos Sierra, alias El Tuso

Como es sabido Sierra, que era miembro de las desaparecidas Autodefensas Unidas de Colombia, AUC, es un narcotraficante que fue extraditado a los Estados Unidos por el gobierno Uribe el 13 de mayo de 2008.

Sierra ha dicho repetida y sistemáticamente que mientras estuvo detenido en una cárcel estadounidense fue abordado por el otrora auxiliar de la corte suprema Iván Velásquez quien, sin tener competencia alguna, lo presionó ilegalmente para que mintiera contra el presidente Uribe.

En múltiples ocasiones, El Tuso manifestó su disposición de poner formalmente en conocimiento de la justicia las presiones y chantajes de que fue objeto por parte de Velásquez, declaración que es fundamental para probar que el presidente Uribe, desde hace muchos años, es víctima de una persecución sin parangón por parte de un sector corrupto y politizado de la corte suprema de justicia de nuestro país.

Como es natural, el presidente les solicitó a sus abogados que avanzaran en la consecución de aquel testimonio, acción que es perfectamente legítima en el ejercicio de la defensa. Como bien lo resumió el jurista Iván Cancino a través de su cuenta de Twitter: “El periodista tiene tanto derecho a hablar con una fuente como el abogado a buscar evidencia para su caso”.

La falta de garantías del presidente es evidente. En el monstruoso pronunciamiento de las 1554 páginas, hay una catarata de afirmaciones que demuestran el sesgo, la rabia, el rencor, el odio y los prejuzgamientos de los magistrados que suscribieron el auto que generó la crisis política más delicada de los últimos 70 años. 

Frente al caso del Tuso, en el folio 1449 del auto se lee algo supremamente delicado y carente de veracidad: “Respecto a los episodios que vinculan a las personas relacionadas en precedencia, esto es Juan Carlos Sierra Ramírez, alias El Tuso, y Harlintont Mosquera Hernández, se estableció que de manera y personal el senador Uribe Vélez los contactó para que mediante declaraciones escritas dieran cuenta de ofrecimientos que en el pasado supuestamente les habría formulado el senador Iván Cepeda Castro, con un cometido procesal, en concreto, para aportarlas como elementos de juicio en este proceso y en el radicado No. 38451… No obstante, en el actual estadio procesal se advierte que aún no ha comparecido Juan Carlos Sierra Ramírez a rendir testimonio…”.

¿Con base en qué elemento probatorio la corte puede concluir que el doctor Uribe contactó personalmente al Tuso Sierra si los propios magistrados reconocen que no han oído su testimonio? 

En entrevista concedida a este portal el 13 de junio de 2019 y publicada el 16 de junio de aquel año, El Tusoreveló que “me han pedido que hable contra el presidente Uribe y su familia”. 

En dicho reportaje, concedido en un local ubicado en el suroccidente de la ciudad de Miami, Sierra Ramírez dijo: “La exsenadora [Piedad] Córdoba e Iván Cepeda me pidieron que hablara contra los Uribe”. Para probar que efectivamente fue abordado por Cepeda, entregó la autorización que él dio, a través de su abogado Manuel Retureta, para que ese sujeto ingresara a la prisión en la que se encontraba confinado.

Así mismo, Sierra contó en el diálogo con LOS IRREVERENTES que a través del polémico periodista Juan Carlos Giraldo, recibió razones de los exfiscales Eduardo Montealegre, Jorge Fernando Perdomo y el exmagistrado José Luis Barceló para que mintiera contra el expresidente Uribe Vélez. En palabras suyas, “los ofrecimientos fueron muy puntuales. No me sacaban de Justicia y Paz y me daban principio de oportunidad”.

La sala de instrucción de la corte tenía previsto oír el testimonio de El Tuso Sierra el 27 de septiembre del año pasado, a las 8 de la mañana. Sin razón alguna, dicha diligencia fue suspendida y nunca reprogramada. ¿A qué le temía el magistrado Reyes, sustanciador del proceso contra el presidente Uribe? ¿Miedo de que El Tuso entregara los detalles y las pruebas de las presiones que en su momento recibió del beodo exmagistrado Barceló, estructurador del montaje que recientemente desembocó en el secuestro del señor expresidente Uribe? 

Habría sido igualmente importante que los magistrados investigadores hubieran oído a la exagente de la CIA Lisa Ruth, quien se encargó de tomar el testimonio de Sierra, tal y como reclamó a través de un comunicado de prensa el abogado del presidente Uribe, Jaime Granados Peña, o que se hubiera citado a otras personas clave en este proceso como el diputado Roque Arizmendi y el señor Juan Manuel Aguilar. Si efectivamente la justicia quiere conocer la verdad de los hechos, está en la obligación de tener todos los elementos de juicio a su disposición. 

Es fundamental que Juan Carlos Sierra hable y revele, sin chantajes ni presiones de la justicia corrupta de Colombia, todo lo que sabe para efectos de seguir dilucidando el brutal entramado que se ha erigido en contra del expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez. 

@IrreverentesCol

Publicado: agosto 10 de 2020