El abogado del presidente Uribe, Jaime Granados informó a través de un comunicado de prensa que, por falta de garantías, no presentará recurso de reposición frente a la medida dictada por la sala de instrucción de la corte suprema.

Hace una semana, se emitió un auto de 1554 páginas ordenando la detención domiciliaria contra el presidente Uribe, una medida que debe entenderse como un secuestro del exmandatario colombiano quien es víctima de una atroz persecución política. 

El auto en cuestión, más que un pronunciamiento de definición de situación jurídica, es una sentencia condenatoria contra el presidente Uribe quien evidentemente no cuenta con las garantías para ejercer una defensa legítima frente a las infamias de que es objeto. 

En el comunicado, el doctor Granados Peña ratifica que “no existe ningún fundamento legal para ordenar la detención del expresidente. Esta decisión infundada y sin precedentes en la justicia del país, demuestra cómo a Álvaro Uribe se le han violado en este proceso seis principios y derechos jurídicos consagrados en la Constitución de Colombia”.

En su comunicado, el abogado insiste en la necesidad de que se proceda al levantamiento de la reserva sumarial para que el país conozca las arbitrariedades que se han cometido en contra del doctor Uribe Vélez. 

Así mismo, la defensa ratifica que la decisión de los magistrados de la corte suprema “viola el legítimo derecho de Álvaro Uribe de asumir su defensa en libertad… Dictar esta medida más de dos años después de iniciado el proceso, no tiene nada de preventivo, suena más a vengativo”.

Sobre la participación corrupta iniciada por el cuestionado exmagistrado José Luis Barceló, el abogado Granados aseveró que aquel sujeto “investigó ilegalmente al expresidente sin tener competencia, puesto que esto le correspondía a la Sala de Instrucción. En un grave hecho para el país, el expresidente fue ‘chuzado por error’… El precedente de avalar esta investigación en pruebas ilegales lastima el estado de derecho”.Al final de la comunicación (puede ver comunicado),

el doctor Granados Peña anunció que “no tiene ningún sentido presentar un recurso de reposición que debe ser resuelto por la misma sala. No hay que ser ingenuos, dicho recurso no constituye un remedio judicial efectivo frente a esta injusticia y, simplemente, facilitaría su legitimación.

La posición fijada por los defensores deja en evidencia absoluta el sesgo de la corte suprema en contra del presidente Álvaro Uribe, lo que ratifica que este es un proceso político en el que el exmandatario colombiano es víctima de un secuestro ordenado por 5 magistrados invadidos por el sesgo y motivados por la sed de venganza ideológica.  

@IrreverentesCol

Publicado: agosto 11 de 2020