El grave error de los políticos en este país es pensar que hoy por hoy, las elecciones las compran con tulas de plata. 

En Santander tenemos ejemplos claros que se puede llevar a cabo un ejercicio decente de la política para conquistar curules, gobernaciones y alcaldías, realizar el ejercicio político sin la maquinaria como se vio en casi todas las campañas pasadas, que dicho sea de paso, no le sirvieron a la misma clase política de siempre.

¿Por qué? 

Porque hay una nueva renovación, hay una nueva forma de percibir la cosa política y son las redes de comunicación que reparten un voz a voz virtual que no esta influenciado ni manipulado y trasciende a la familia, a los amigos, a la universidad, al trabajo y demás espacios sociales. Ese voz a voz, casi logra llevar a la gobernación de Santander a un candidato al que no le vimos flujos exorbitantes de dinero, a un candidato que jamas utilizó los dineros de la salud debido a prebendas que hoy son objeto de investigación. Ese candidato se llama  Leonidas Gómez (quien no para de hablar con la gente de las comunidades, aun después de terminar su campaña con la cual logró, la segunda votación después del ganador). Y Rodolfo Hernández es el segundo y victorioso ejemplo, conquistó la alcaldía de Bucaramanga, aunque hoy, realiza una pésima gestión que no entraré a debatir en este espacio.

En días pasados, decidí lanzarme al ruedo sin escoger partido, la verdad, yo no sé si sume votos pero trataré de seguir llevando el mensaje de votar con la conciencia y sobre todo, de restarle votos que se compran con un tamal o falsas promesas.

¿Para dónde vamos después del 2 de octubre?  No lo sé. Pero tengo claro que la gente cada día odia más la misma clase politiquera rancia de antaño y que busca cosas nuevas a pesar de que una tula pase y reparta, porque al fin y al cabo, saben que la tula siempre viene de la corrupción que generan los doctores que la misma gente ayudó a elegir. 
Esa gente que se burla de una aspiración decente, me incomoda. Esa clase de personas que sienten “cómo” se hace la política.

No busco esa política porque para mí eso no es política.  

Eso es alimentar la corrupción. Antes de acatar dichos consejos, prefiero estallar este globo (mi aspiración) con mil alfileres antes de aceptar modificar o cambiar mis principios. Eso sí, los alfileres los haré llegar a otros globos que suban con tulas productos de dineros provenientes del narcotráfico, o el sistema a la salud y desde hoy me comprometo a realizarle campaña a las Farc, antes de terminar metida y presa del partido del Tuerto Gil.

PD.

¿Por qué el ex vice fiscal Perdomo tenía que reunirse con el Tuerto Gil en Santander el día lunes de la semana pasada y por qué negaron la reunión. No sabían ni qué inventar. Un cumpleaños el día lunes? 

¿Endosaron los votos de los 5 senadores de Opción Ciudadana a la elección de Perdomo como Procurador, a cambio de qué?

Y recuerden esta pregunta si aun tienen dudas de cómo votar:

1. ¿Confían en el gobierno?

2. ¿Confían en las Farc?

Si ya se respondió a conciencia… ya saben cómo votar.

@leszlikalli