Todos pensábamos que después de las elecciones presidenciales la mal llamada polarización iba a perder fuerza, el hecho de no tener una elección tan cercana ayudaría, desafortunadamente esto no ha pasado, empezando por ser uno de los pocos países donde el perdedor no ha sido capaz de llamar a ganador, eso demuestra la clase de perdedor que tenemos.

Ningún gobierno había tenido tal oposición antes de empezar el mandato, lo único que falta que le achaquen a Iván Duque es el temblor de hace unos días.

Llegar al extremo de apoyar la payasada nauseabunda de Antanas Mockus en la instalación del Congreso muestra que la oposición es tan irracional que da risa, una cosa es estar en contra de determinadas ideas y no apoyar las leyes que se necesitan para sacarlas adelante, y otra atacar por atacar.

Yo estoy muy confiado en que el gobierno Duque logrará muchos cambios buenos para el país, estos tendrán que realizarse en los primeros días, aprovechar la coalición del Congreso y sacar adelante las leyes rápidamente. Muchos copartidarios no han entendido el carácter técnico del gabinete y tratan de buscar lo que no se les ha perdido, el ganador gobierna con las personas de su confianza y afortunadamente no tiene que devolver favores burocráticos.

Veo a mucho mermelado felicitando al presidente saliente, manifestándole que el solo hecho de haber acabado con las Farc da para muchos aplausos, pues temo decirles que la culebra sigue vivita y coleando, hubo un error craso durante todo este proceso, este fue no haber atacado la base del problema, la coca, mientras este flagelo exista, seguirán existiendo los grupos armados al margen de la ley, el asesinato de lideres sociales, y el subdesarrollo del campo.

El otro mito que nos han tratado de meter es que en el Hospital Militar no hay un solo herido, y que se han salvado vidas, aunque esto es una realidad incontrovertible, no es del todo una buena noticia porque la razón fundamental de esto es haber dejado de combatir el crimen, dejar a los bandidos a sus anchas, cultivando la coca y comercializándola. El nuevo gobierno seguramente tendrá que hacer un cambio grande en la cúpula militar y salir a recuperar los territorios que este gobierno le dejó a la delincuencia, esto traerá mas violencia. Me imagino la felicidad de la oposición hablando del retorno de la guerra y del los mal llamado grupos para militares por cuenta de hacer cumplir la ley.

Afortunadamente la oposición tampoco esta unificada, así la votación de Petro haya sido alta, no todos lo consideran su jefe natural, de hecho, a medida que pasan los días ha demostrado que no tiene la inteligencia emocional para manejarse y no generar mas odio, esto seguro le generará un desgaste natural.

Dos temas muy importantes para hacer seguimiento, el comportamiento de la oposición, que lo haga sobre bases sólidas y no por simplemente hacerla, y segundo, el manejo de la coalición del Congreso por parte del gobierno, sin mermelada ni cuotas burocráticas.

Las elecciones regionales están en la vuelta de la esquina, sería fundamental llegar allá con una reforma electoral funcionando donde las grandes ciudades tengan doble vuelta electoral, y las listas cerradas para corporaciones públicas sean una realidad, no se puede seguir fomentando la corrupción vía micro empresas electorales donde los contratistas patrocinan candidatos a cambio de favores futuros.

@SANTAMARIAURIBE

Publicado: julio 23 de 2018