Sin ruborizarse, la exsenadora Piedad Córdoba declaró que continúa siendo amiga de los capos del narcotráfico ‘Jesús Sántrich’ e ‘Iván Márquez’, a la vez que aseguró que ellos no son mafiosos. 

De frente y sin miedo. No le tembló la voz para salir en defensa de ese par de delincuentes contra quienes hay una multimillonaria recompensa de U$10 millones de dólares.

Poco a poco, se ha ido descorriendo el velo que mimetizaba las verdaderas intenciones de los así llamados “amigos de la paz”. 

Durante la fase de los diálogos de La Habana, desde el uribismo se advirtió que ese proceso, en el fondo, era una vulgar y peligrosa operación de lavado de dinero. 

Los demás asuntos, eran accesorios y la demostración está en los hechos subsiguientes al escándalo ‘Sántrich’. Desde el mismo instante en que se produjo su captura con fines de extradición a los Estados Unidos, un importante número de “defensores de la paz” pasaron al ataque. No contra el mafioso, sino contra las autoridades judiciales que participaron en la detención del delincuente. 

La defensa política fue liderada por el joven senador de las Farc, Iván Cepeda alias ‘Don Iván’. A él, se sumaron Roy Barreras y el exterrorista del M-19 Gustavo Petro. 

Puede leer en LOS IRREVERENTES

El narcodebate

Mediáticamente, ‘Sántrich’ ha contado con el respaldo irrestricto y decidido de El Espectador y de la columnista María Jimena Duzán. 

El periódico de la familia Santo Domingo no ha ahorrado esfuerzos para difundir la hipótesis amañada de que ‘Sántrich’ fue víctima de un “entrampamiento”, tesis que fue recogida por la periodista Duzán quien además se ha valido de sus espacios para publicar mentiras y manipular a la opinión pública. 

En careo público que sostuvo con el exfiscal general Néstor Humberto Martínez, quedaron al desnudo todas las falacias que en los últimos meses ha difundido la ahora excolumnista de Semana

Pero ninguno de los defensores de oficio de los narcotraficantes ‘Sántrich’ e ‘Iván Márquez’ había tenido la desfachatez de decir sin ambages lo expresado por Piedad Córdoba, conocida en las filas del terrorismo con el alias de ‘Teodora Bolívar’.

Ella se declara amiga de los mafiosos y asegura que ellos no son culpables de ninguno de los delitos que se le imputan y por los que se exponen a pagar cadena perpetua en los Estados Unidos. 

Es de amplio conocimiento el maridaje de Córdoba con el crimen organizado. Sus vínculos con el testaferro de la dictadura venezolana, Alex Saab Morán son brutales, razón por la que no es del todo descabellado que en un futuro no muy lejano las autoridades judiciales estadounidenses emitan un Indictment en contra de la exparlamentaria. 

Pero ahora, cuando abiertamente defiende a los mafiosos de las Farc, la situación de alias ‘Teodora Bolívar’ ante el gobierno norteamericano empeorará dramáticamente. Desde hace dos años y medio, ella tiene prohibido el ingreso a los Estados Unidos, pues es considerada como persona indeseable por sus vínculos con el crimen organizado. 

Desde la comodidad de su lujoso apartamento en Bogotá, Piedad Córdoba se posiciona como la gran portavoz de los sectores narcotraficantes de las Farc y lo hace con total impunidad porque sabe que la justicia colombiana jamás la tocará, cosa que no sucederá con la de otras naciones. 

@IrreverentesCol

Publicado: diciembre 1 de 2020