Petro no tienen ningún problema en agitar los vientos para que soplen en contra del gobierno, él se desplaza con facilidad y saluda con locuacidad a encapuchados incitándolos a paralizar una vía vital para la economía del país. Poco le importa a Petro y sus aliados, el estancamiento económico que causa en todos. Petro vive de avivar resentimientos, Petro es la representación perfecta del Eolo relatado en la Eneida. Lo que Petro no sabe, lo que Petro desconoce, es que hay puertas que el trata de cerrar sin saber de qué lado queda, esos vientos que agita, un buen capitán los aprovecha para avanzar y llegar a puerto seguro. Por cada acto que abandera Petro para poner en jaque al Presidente de la Republica, recibe un sartenazo imaginario que lo deja postrado en el nivel del tipo que vocifera sin razón. Día a día, Petro pierde más seguidores, día a día, esa masa que votó por el contador de fajos de billetes sin dar explicación, se arrepiente de su voto y comienzan a observar y muchos hasta apoyar, al Presidente sereno que no llama a la polarización, al presidente que teje puentes, que diseña caminos al dialogo y propone. A ese presidente que a pesar de saber que tenían montado un plan para asesinarlo en medio de la protesta convocada por indígenas, asiste y da la cara, pero por absurdo que parezca, los que pedían a gritos la presencia del Presidente Duque, no asistieron al dialogo cuando el propio Presidente a pesar de todo, se presentó en el lugar.

Y la pregunta surge: ¿Era dialogo lo que buscaban o era la humanidad del presidente?

No es una buena señal ver en una minga indígena, hombres encapuchados y armados, fuerzas armadas asesinadas, destrucción y fuera de eso, a Petro.

Petro no es el Presidente y jamás lo será porque la gente decente, no es ciega y ya comienzan a ver su maldad, su mezquindad. Petro, permita que nuestra economía avance, permítale salir de la pobreza extrema a esa gente de la cual usted se vale para llenarlos de resentimiento como lo hacía Chavez o Maduro. Ninguna economía avanza con personas como usted. Qué karma estaremos pagando los colombianos al tenerlo de líder de ”oposición”. Usted no es líder de oposición sino de miseria, líder de odio, líder de embustes. 

P.D En el Congreso creen que le hicieron un daño al Presidente al votar en contra de las objeciones a la JEP… Daño al país y a su justicia. Qué se podía esperar de un congreso que llega buscando mermelada, qué se podía esperar de unos partidos “políticos” que dejaron de hacer política. 

Y si Mockus dice que “las Farc, los Paras y hasta el ELN son unos hijueputas que los quiere” … bien por él y por todos los que piensan de esa manera. Yo jamás los llamaría “hijueputas”, tampoco los quiero, solo quiero justicia.  

@LeszliKalli

Publicado: abril 11 de 2019