Los medios de comunicación adelantan campaña para identificar las noticias falsas que se generan en redes sociales y portales web, lo paradójico de la positiva campaña es que ellos mismos promueven, alimentan y comunican noticias falsas. Las últimas encuestas presidenciales que conoció el país fueron contratadas por las más influyentes empresas de radio, televisión, y prensa escrita, en ellas de manera particular los contratantes y contratados incluyeron en la lista de candidatos a uno que se encuentra impedido para aspirar al cargo de presidente de la República.

Gustavo Petro ejerció el cargo de alcalde de Bogotá como caudillo de barandilla para obtener activos electorales en el contexto nacional, para lógralo administro la ciudad a punta de anarquía, demagogia y populismo. En cumplimiento del propósito presidencial Gustavo Petro y su furiosa cuadrilla de secretarios de despacho, asesores y funcionarios actuaron sin la más mínima rigurosidad, respeto y acatamiento del ordenamiento jurídico que rige la administración pública lo que permitía intuir que la violación del régimen disciplinario, fiscal y penal por parte del exalcalde y su equipo de colaboradores era el pan de cada día.

Todos conocemos la historia de la sanción disciplinaria impuesta por la Procuraduría General de la Nación al alcalde Gustavo Petro que lo destituyó e inhabilitó y su posterior desarrollo mediático. En un hecho sin antecedentes la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) aceptó la petición de medida cautelar interpuesta por Gustavo Petro y solicita al Gobierno Nacional la suspensión inmediata de la destitución proferida por la Procuraduría para que “… pueda cumplir con el periodo para el cual fue elegido…”   La solicitud no fue acatada, pero de inmediato y de manera inédita por la celeridad el Consejo de Estado decreta medidas cautelares dentro del proceso de nulidad y restablecimiento del derecho interpuesto por Gustavo Petro contra la decisión de la Procuraduría mientras se decide en sentencia definitiva sobre la legalidad del mismo.

No sólo fue la Procuraduría quien encontró irregularidades en el proceder de Gustavo Petro como alcalde de Bogotá, la Contraloría Distrital lo sancionó fiscalmente por el detrimento patrimonial causado a las finanzas de Transmilenio por la irresponsable decisión de bajar las tarifas. Esta ejemplar sanción además de cobijar a otros exfuncionarios del gobierno “progresista” multa a Gustavo Petro a pagar 217 mil millones de pesos por los daños fiscales causados al Distrito y lo inhabilita para ejercer cargos públicos mientras no cumpla con el pago de la sanción.

Lo cierto es que todo ciudadano que aspire a la Presidencia de la República deberá presentar el día de su inscripción ante la Registraduria Nacional el certificado de antecedentes disciplinarios, penales, contractuales, fiscales y de perdida de investidura que emite el portal de la Procuraduría. Cuando se incorpora la información de Gustavo Francisco Petro Urrego, identificado con la cedula de ciudadanía número 208.079 de Cogua la certificación ratifica que Gustavo Petro se encuentra inhabilitado para ejercer cargos públicos.

Ahora, otra es la historia que se viene tejiendo desde cuando afanosamente y en reiteradas ocasiones Gustavo Petro y otros inhabilitados como Piedad Córdoba viajaban a La Habana a reuniones con el secretariado de las Farc para acordar como se puede deducir en el acuerdo Santos-Timochenko que en el nuevo “orden constitucional”  implementado vía fast track se incorpore el desconocimiento de los fallos judiciales y de las sanciones de los organismos de control como la Procuraduría y Contraloría, decisión que beneficiarían de manera particular y clara a Gustavo Petro.

Mientras ratificamos una vez más la claudicación del Estado, del Congreso de la República, de la Corte Constitucional y de toda la institucionalidad ante las peticiones de las Farc esta semana elevare petición ante el Consejo Nacional Electoral para que preserve la rigurosidad y seriedad de las encuestas presidenciales solicitando que este organismo electoral ordene a las empresas encuestadoras la no inclusión del inhabilitado Gustavo Petro en las encuestas para evitar la alteración de los resultados de las encuestas con la inclusión del referido inhabilitado, la confusión de los ciudadanos y encuestados, y la información falsa emitida por los medios de comunicación quienes aseguran que Gustavo Petro es candidato presidencial.

@LaureanoTirado

Publicado: junio 12 de 2017