No se puede ser indulgente con Gustavo Petro.  El vídeo que dio a conocer la Senadora Paloma Valencia es escandaloso y muestra los alcances de esa izquierda que siempre se ha creído moralmente superior.

Las explicaciones de Petro no fueron contundentes. En un primer momento hizo un vídeo a través de Facebook en el que señalaba que el dinero que aparecía en el material difundido por la Senadora del Centro Democrático era fruto de un préstamo que el artista Simón Vélez le había otorgado. Igualmente señaló que la persona que le había entregado los fajos de billetes era un ex miembro del m-19 de nombre Juan Carlos Montes. 

El día 4 de diciembre del año en curso; Gutavo Petro cambió radicalmente de discurso y señaló que no sabía si era un préstamo o una donación el dinero recibido. Sin embargo el propio Simón Vélez se encargó de desmentirlo y señalar que nunca le ha prestado plata a Petro. 

Las mentiras y las dudas que involucran al líder de la extrema izquierda colombiana son patentes en la medida a que ni el propio Petro tiene claro el origen de esos dineros que sin duda lo dejan muy mal parado. El dinero puede tener un origen legal o incluso un origen turbio relacionado con el narcotráfico, tal y como lo denuncia el abogado Abelardo de la Espriella. Así pues, vale preguntarse: ¿Cómo hubiera reaccionado el propio Petro el vídeo fuera de Uribe o Paloma Valencia recibiendo fajos de billetes? 

Han pasado muchos días desde que salió a la luz el escándalo y es claro que las contradicciones son el pan de cada de día. Resulta urgente no perder el foco y hacerle los cuestionamientos necesarios a esa izquierda que tiene rabo de paja. Igualmente, y si las explicaciones siguen resultando poco convincentes, resultaría urgente pedir la renuncia del Senador Gustavo Petro y tomar las acciones que den a lugar.

@josecuellob

Publicado: diciembre 6 de 2018