No niego que a veces quisiera que Petro fuera presidente para decirles a todos esos jóvenes que hoy lo apoyan y se dejan llevar por sus palabras, “estaban engañados y se los advertimos”. Sin embargo, recuerdo que vivo en Colombia, que no deseo salir corriendo por una amenaza de un grupo guerrillero de nuevo, que no me veo en el papel de recorrer las calles de un país vecino, advirtiendo el daño que nos hicieron y escuchando que nos llaman “idiotas” por señalar la catástrofe. Sí, así llama una tuitera, del equipo de Petro, a los venezonalos en nuestras calles: “idiotas”. 

Vivo en Santander y veo con profundo asombro como día a día, se multiplican los venezolanos. Una situación lamentable. Son familias enteras en puentes, andenes, semáforos, estaciones de buses, caminando con morrales al hombro y me pregunto una y otra vez, ¿Cómo hacen para bañarse, para comer, para alimentar a los niños?  Todos los días llegan y llegan centenares. ¿Y nosotros con Petro de Presidente para dónde agarramos?

Yo me marcho para Canadá, también soy ciudadana canadiense, las familias con ciertos recursos, se marcharán a otros países rápido, pero serán los pobres, (como siempre) los que llevarán la peor parte.

Estoy a reventar con esta campaña, hay días en los que me levanto, y no quiero saber nada de política, de pronto veo el exceso de publicidad de Petro en el televisor y entro a redes a desmentir su populismo. No sé qué me incomoda más, si Petro y sus mentiras, o sus áulicos que repiten sus agresiones, pero no tienen ni idea del Estado que vivimos en los 80´s y 90´s.

Da tristeza ver como en el 2008 este país se levantó en contra de las Farc, y hoy, un gran número de personas están apoyando al mismo candidato de las Farc, del comunismo de Cuba y de la narco dictadura venezolana.

Petro habla en contra de los “corruptos” pero no habla de su propia corrupción en la Bogotá Humana. Petro ya fue alcalde y tuvo un pésimo resultado. En un país medianamente inteligente, solo los amigos del circulo muy cercano a Petro votarían por él, y solo porque les garantizaría la mermelada al estilo los amigos de Maduro, que son todos esos que tienen hoy millones de dólares en paraísos fiscales mientras su pueblo muere de hambre pero son tan descarados, que invitan a la resistencia con dignidad en contra del imperio y el capitalismo.

Este domingo, mediremos también el nivel de inteligencia del colombiano y nuestro próximo Presidente, Iván Duque, lo primero que tendrá que hacer, es una inversión enorme en educación para que incremente el nivel de lectura, la capacidad de análisis y no se nos monte en el poder una falacia andante.

Quiero resaltar dos trinos que encontré:

“Amigo colombiano, entienda que el impresentable Petro no lo va a expropiar, él simplemente le va a subir el impuesto predial a niveles impagables para que no le quede más remedio que vender por lo que le quieran dar o terminar embargado.” Daniel Arango @Jeskaze

“Iván Duque pregunta que en caso de aceptar un debate que con quién le tocaría debatir… con Galán, con Gaitán, con Bolívar, con Chavez, con Moisés o con Petro… ¿Qué le decimos?” @JuliettaParra

Dios nos proteja…

@LeszliKalli

Publicado: junio 14 de 2018