Los próximos 31 de Agosto, 1 y 2 de Septiembre del presente año se realizará en la ciudad de Medellín la XXXVII edición del Congreso Colombiano de Derecho Procesal, el más importante evento jurídico que se realiza en Suramérica, al que no solo asisten cientos de juristas de todos los países interesados en la materia, sino destacados expositores de diferentes nacionalidades. Este evento es organizado por el Instituto Colombiano de Derecho Procesal, la más importante agremiación de abogados en nuestro país conformada por destacados académicos en la materia.

Llama poderosamente la atención, que al igual que en ediciones anteriores en este destacado encuentro académico tenga un lugar como conferencista la reconocida ex fiscal Angela María Buitrago Ruiz, quien disertará en esta ocasión sobre la “Priorización como eje de la determinación de la conexidad”. La doctora Buitrago es recordada por su infame actuación en el caso contra el Coronel Luis Alfonso Plazas Vega, a quien de manera obstinada y contrariando no solo la prueba obrante en el proceso, sino la elemental lógica jurídica e incluso la decencia mantuvo tras las rejas durante 8 años de su vida, siendo absuelto por la Corte Suprema de Justicia, corporación que en el fallo de casación realizó un fuerte llamado de atención respecto a la manera en que procedió la Fiscalía General de la Nación en esta infame persecución judicial.

Difícilmente en Colombia veremos a la Fiscal Buitrago Ruíz en el banquillo de los acusados como corresponde a una persona que trasgredió el ordenamiento jurídico,. A falta de justicia, por lo menos debería existir una sanción moral contra personas que aprovechan su cargo para destruir vidas de inocentes. Ya en México, donde la flamante conferencista ahora funge como impoluta investigadora, el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal la rechazó como integrante del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que coadyuvan a investigar el caso de la desaparición de 43 normalistas en Iguala,por ser una violadora de derechos humanos” y solicitó su expulsión del país azteca, tal y como lo informaron LOS IRREVERENTES.  (Puede leer: “Los juristas del mal”).

Resulta inaceptable que el Instituto Colombiano de Derecho Procesal no reconsidere la invitación a la perseguidora Buitrago, quien es una vergüenza para la justicia y el derecho de Colombia. Habiendo tantos juristas que en efecto tienen algo por aportarle al ejercicio de esa bella profesión, sobre los que no pesa duda alguna ni se ha tendido manto de duda respecto de su solvencia moral, es inaceptable que la exfiscal en cuestión sea exaltada inmerecidamente, al ser incluida como conferencista de aquel importante evento.

Ahora bien. Si el Instituto Colombiano de Derecho Procesal hace oídos sordos a la petición de excluir a Ángela María Buitrago, lo que corresponde entonces es que los concurrentes al importante Congreso protesten de manera pacífica retirándose del recinto cuando a ella le corresponda el uso de la palabra.

 

@IrreverentesCol