Como dice el refrán popular “estoy más enredado que bulto de anzuelos”, participé esta semana en una tertulia donde se habló de candidaturas y coaliciones. Me dejó perplejo conocer que quienes triunfen el mes de marzo en las consultas tienen la obligación de ir hasta el final como candidatos, las multas o penalidades que deberían pagar si no lo hacen son inmanejables, lo que impediría una unión o pacto entre ellos.

Lo anterior, si entendí bien, quiere decir que habrá un candidato por Equipo Colombia, otro por la Coalición de Centro Esperanza, que de centro nada tiene, otro por El Pacto Histórico de Petro, y, por fuera todavía están el Centro Democrático con Oscar Iván Zuluaga con aspiraciones de lograr o formar alguna, Enrique Peñalosa que se retiró para buscar el Aval de la U, el Partido Liberal que con César Gaviria no se sabe para donde va, Rodolfo Hernández que, solo, sigue subiendo en las encuestas vendiendo lo que la gente quiere oír, los hermanos Galán que esperan reencauchar el partido de su padre, y sigue en duda lo que piensa Vargas Lleras aparentemente fuera del ring. 

No tengo idea de cálculos políticos; pero siempre he sostenido que las matemáticas no son una opinión y esto me lleva a concluir, después de mirar resultados anteriores y el entorno, que habrá por lo menos cuatro o cinco contrincantes contra el “señor de las bolsas” que sigue marcando sobre los demás en las encuestas, aunque estas sean de prematuro análisis en el momento. Esto nos acerca peligrosamente a lo ocurrido en el Perú.

Dice otro refrán: “es más difícil que quitarle la tabla a un náufrago” y así sucede con el ego de la mayoría de los políticos. Colombia está en una encrucijada, casi a punto de perder la democracia y caer en el socialismo del siglo XXI si no se consolida antes de las consultas de marzo una gran coalición para elegir un solo candidato que represente sus defensores, aún así, quedarían tres, o cuatro contra Petro; pero al menos habría posibilidades de ir a la segunda vuelta. De lo contrario, podría no haberla. La pregunta del millón es ¿Quiénes dejarían de lado su ego para salvar a la patria? 

No voy a juzgar quienes son buenos o malos, nos gustan o rechazamos; pero indudablemente hay donde escoger, varios han mostrado resultados en el pasado y podrían ser buenos gobernantes; pero ahí cabe otro refrán: “tanto pobre junto pierde la limosna”. Por eso hago un llamado cordial a todos los aspirantes, piensen en Colombia, en el futuro de sus familias, únanse y pacten una coalición verdadera que les permita alcanzar el poder y desterrar una dictadura como las de Cuba, Venezuela y Nicaragua y la consolidación de desastres que se van apuntalando en nuestro continente donde pueden sumarse Perú, México, Argentina, Honduras y el peligro en que se encuentra Chile al momento de escribir esta nota, con la que espero dejar descansar a mis lectores este resto de año.

El Rincón de Dios

 “Para llegar al conocimiento de la verdad hay muchos caminos: el primero es la humildad, el segundo es la humildad y el tercero es la humildad”. San Agustín

@rafuribe

Publicado: diciembre 21 de 2021