Los tentáculos corruptos de Odebrecht llegaron a todos los rincones de la sociedad colombiana. Se equivocan quienes creen que esa empresa se limitó a comprar a unos simples congresistas y a infiltrar silenciosamente con miles de millones de pesos a las campañas presidenciales de 2010 y 2014, como efectivamente sucedió.

No deja de ser frustrante que por el caso de Odebrecht, solo haya un exviceministro y un par de sujetos de poca monta tras las rejas, cuando el escándalo de la infiltración de dineros de esa empresa llegó a la más alta cumbre. Hay que decirlo de forma clara y contundente: si Juan Manuel Santos ganó las elecciones de 2010 y 2014, fue gracias a la vulgar irrigación de dineros de Odebrecht a la tesorería de su campaña. 

Y Santos, que es un campeón cuando de enredar investigaciones se trata, se ha asegurado de blindarse jurídicamente en la comisión de acusaciones de la Cámara de Representantes -juez natural de Santos-, corporación que está controlada por el santismo, concretamente por el cuestionado John Jairo Cárdenas, parlamentario al que el gobierno de los Estados Unidos le canceló su visa por sus oscuros vínculos con el capturado fiscal de la JEP, Carlos Bermeo.

Enredado en un voluminoso expediente, apareció una declaración muy delicada del capturado exviceministro Gabriel García, quien aseveró que Odebrecht había sobornado a prestigiosos periodistas con el objeto de que ambientaran la adjudicación de la construcción de la Ruta del Sol.

Así mismo, el condenado exviceministro García Morales, aseguró que el mandato de Odebrecht consistió en que los periodistas sobornados, debían desprestigiar a las empresas que competían por la adjudicación de la obra de infraestructura más importante que se haya realizado en Colombia en los últimos años. 

Es urgente que la justicia amplíe la gravísima denuncia de Morales y se esclarezca cuáles fueron los periodistas que se le vendieron a Odebrecht. Para el país, resulta de singularísima relevancia que se conozca los nombres de los comunicadores que estuvieron en la nómina de la empresa que corrompió los cimientos más profundos de nuestra democracia. 

@IrreverentesCol

Publicado: agosto 29 de 2019