Todo indica que el expresidente Gaviria está mandando un cañazo al decir que el perdón de Simón Trinidad es inminente.

En manos del presidente Barak Obama está la llave que abre la celda del terrorista alias Simón Trinidad, condenado a 60 años de cárcel por los delitos de secuestro y homicidio de ciudadanos norteamericanos. Purga su condena en la cárcel más segura de los Estados Unidos y a la que son conducidos los presos más peligrosos: ADX Florence, en el estado de Colorado.

La Constitución le concede al presidente norteamericano, a través de la sección segunda del artículo, la facultad de “suspender la ejecución de las sentencias y para conceder indultos por delitos contra los Estados Unidos, excepto en los casos de acusación por responsabilidades oficiales”.

Se ha dicho equivocadamente que los presidentes conceden los indultos faltando pocas horas para dejar sus cargos. Eso no es del todo cierto. Ellos hacen uso de su poder a lo largo de su periodo. Aquello no significa que, a manera de legado, a pocos días de salir de la Casa Blanca, no se firme un paquete de perdones e indultos.

Obama lleva más de 7 años y medio en la presidencia. Desde su llegada, todos los años ha concedido perdones, beneficiando a 69 personas condenadas:

  • Diciembre 3 de 2010: 8 perdones
  • Mayo 20 de 2011: 8 perdones
  • Noviembre 21 de 2011: 5 perdones
  • Marzo 1 de 2013: 17 perdones
  • Diciembre 19 de 2013: 13 perdones
  • Diciembre 17 de 2014: 12 perdones
  • Diciembre 18 de 2015: 2 perdones
  • Enero 16 de 2016: 4 perdones

Llama la atención que muchas de las personas que son perdonadas, ya han cumplido su sentencia y el gesto presidencial se da para efectos de borrar sus antecedentes. Tal es el caso de Charlie Lee Davis, Jr. quien fue sentenciado a 87 meses de prisión en 1995 por el delito de posesión con fines de distribución de cocaína. En 2013, años después de haber salido de la cárcel fue perdonado por el presidente Obama.

Alcances del perdón

El perdón presidencial tiene dos objetivos: enmendar errores que posiblemente haya cometido la justicia al sentenciar a una persona sin que existan plenas pruebas, pero también como un gesto de clemencia con personas que efectivamente sí son culpables pero el presidente de los Estados Unidos, desea concederle una segunda oportunidad.

Desde 1976, 280 personas que han sido sentenciadas a pena de muerte, han recibido perdón a través de la conmutación de su sentencia por cadena perpetua. Todos esos perdones han sido concedidos por gobernadores estatales y sólo uno fue suscrito por el presidente. Aquello sucedió en 2001, cuando faltando pocos días para culminar su periodo, Bill Clinton perdonó a David Ronald Chandler.

Perdones controversiales

Uno de los perdones presidenciales que más controversia ha causado fue el que Gerald Ford le concedió a su antecesor Richard Nixon quien dimitió a la presidencia por cuenta del escándalo de Watergate.

Para efectos de evitar que Nixon terminara en la cárcel, quien había sido su vicepresidente, un mes después de asumir el poder emitió una proclama de pocas líneas en la que alegaba que un juicio contra el expresidente afectaría la tranquilidad de la nación, además decía que el proceso “expondría a un castigo y a la degradación de un hombre que ya pagó un castigo sin precedentes al haber abandonado el cargo de mayor importancia de los Estados Unidos”.

Bill Clinton tiene un hermano medio, Roger Clinton que es artista. Durante su presidencia, el servicio secreto se refería a Roger utilizando el nombre código de “dolor de cabeza” por la cantidad de problemas que causaba por cuenta de sus recurrentes abusos de alcohol y drogas. En 1985, Roger había sido arrestado y sentenciado a un año de prisión por el delito de posesión de cocaína.

En 2001, antes de salir de la presidencia, Clinton emitió el perdón presidencial para su hermano quien ya había cumplido su sentencia pero gracias a ese acto su nombre fue borrado de todos los records criminales.

¿Simón Trinidad?

Hace unos días el expresidente Gaviria anunció con bombos y platillos que alias Simón Trinidad será perdonado por el presidente Barak Obama antes de que culmine su periodo el próximo 20 de enero de 2017.

Muchos se preguntan de dónde obtuvo Gaviria dicha información que es manejada exclusivamente por el presidente de los Estados Unidos quien antes de tomar una decisión respecto de conceder un perdón, estudia los casos con el “Fiscal de perdones” que es un funcionario de la mayor confianza del presidente que se encarga de recibir los casos que pueden ser objeto de perdón, mirar si se cumplen las condiciones y hacer las respectivas recomendaciones al presidente, pues el perdón presidencial tiene muchas modalidades, tales como la conmutación de la sentencia, la imposición de una multa, una reducción de la sentencia, amnistía, perdón o restitución de derechos.

Todo indica que Gaviria estaba enviando lo que en el póker se conoce como un bluff o cañazo. A pocas semanas de las elecciones presidenciales, en las que no está clara la victoria de Hillary Clinton, la liberación de un terrorista colombiano que fue condenado por un juez federal por los delitos de secuestro y homicidio de ciudadanos norteamericanos y confinado en la cárcel más severa de los Estados Unidos por considerarlo una persona peligrosa para la sociedad, sería concederle munición a la campaña republicana de Donald Trump que ha edificado buena parte de su discurso en la radicalización de la lucha contra el terrorismo.

Así mismo, entre los cientos de nombres de personas que han sido beneficiadas con el perdón presidencial, no se encuentra uno solo que corresponda a alguien calificado como miembro de una organización terrorista internacional. Y hasta el momento, las Farc siguen siendo catalogadas como tal por parte del Departamento de Estado. (puede leer: “Se les dañó el paseo”).

@IrreverentesCol