La Canciller María Ángela Holguín se mostró en desacuerdo con la aplicación de Carta Democrática a Venezuela. El gobierno colombiano vuelve a mostrar su talante, mientras nuestros hermanos venezolanos sufren las consecuencias de lo que significa una dictadura asesina.

Cada vez resulta más incómoda la complicidad de Juan Manuel Santos respecto a la dictadura de Nicolás Maduro. El presidente que nos habla de “paz” día y noche, no tiene vergüenza para legitimar y patrocinar el régimen asesino que acabó con los sueños de los venezolanos.

La situación en el país hermano es insostenible. Venezuela pasó de ser una de las naciones más ricas de la región a convertirse en lo que conocemos hoy en día. Un país al borde del colapso y que tristemente parece tener pocos dolientes.

Como colombianos tenemos la obligación de acoger con los brazos abiertos a todos los venezolanos que huyen de manera desenfrenada de su país.  Igualmente, es deber de todos nosotros mostrar nuestro desacuerdo con las decisiones tomadas por el gobierno de Juan Manuel Santos respecto a este tema.

La marcha del próximo primero de abril es la oportunidad perfecta para exigir que  el gobierno colombiano deje de ser cómplice de la dictadura venezolana y para mostrar nuestro desacuerdo con la manera en la que se están llevando a cabo las relaciones con el país vecino. Resulta inconcebible que las reiteradas violaciones de la soberanía por parte de Venezuela queden como una simple “anécdota”.

En conclusión es hora de apoyar a nuestros hermanos venezolanos. 1. Acogiéndolos con los brazos abiertos en el país. 2. Marchando este primero de abril, mostrando nuestro descontento con la manera en la que el Juan Manuel Santos y su Canciller vienen patrocinando la dictadura asesina.

Pedimos perdón a nuestros hermanos venezolanos por la manera en que el Señor Santos patrocina el régimen de Nicolás Maduro.  La historia será distinta con el presidente que elijamos en el 2018.

@josecuellob

Publicado: marzo 30 de 2017