En plena pandemia, cuando todos los sectores de la economía se encuentran totalmente deprimidos, el gobierno del presidente Duque puso en marcha un proyecto fundamental para facilitar la presentación de proyectos agrarios que buscan financiación estatal.

A través de la Agencia de Desarrollo Rural, presidida por Claudia Ortiz, se lanzó una plataforma digital en la que de manera rápida, los productores que estén asociados a las denominadas organizaciones sociales, comunitarias y productivas rurales, podrán radicar sus proyectos e iniciar los trámites con miras a lograr el apoyo financiero del Estado.

Uno de los aspectos más interesantes, es que a través de esta nueva herramienta, los campesinos aspirantes interactuarán en tiempo real con la Agencia de Desarrollo Rural para efectos de analizar, discutir y enriquecer los proyectos que serán cofinanciados con recursos públicos, lo que significa un verdadero alivio en estos momentos de dificultad económica y social.

En diálogo con LOS IRREVERENTES, Claudia Ortiz aseguró que “durante el aislamiento, la ADR no ha parado. Este tiempo nos ha permitido redefinir muchas de nuestras acciones para adelantar desde la virtualidad muchos de nuestros canales. Entre ellos está la reciente convocatoria lanzada por la Agencia, que estará abierta hasta el 24 de julio próximo. Convocatoria que hemos denominado ADR a un Click”.

El alivio es ostensible. Anteriormente, las asociaciones estaban forzadas a gastar importantes sumas de dinero en la estructuración de sus proyectos. Ahora, gracias al modelo implementado por la ADR, simplemente hay que llenar un formulario y anexar una información básica.

De acuerdo con la presidenta de la Agencia, “nuestra meta es llegar a todos los productores del agro colombiano para que con un formato muy sencillo, que deja atrás toda esa tramitomanía engorrosa, colmada de papeles y documentos innecesarios, puedan acceder a nuestros programas fácilmente”.

Se ha dicho insistentemente que la recuperación económica nacional depende, esencialmente de la reactivación del campo, una vez se supere la dura crisis que está afectando al país.

Y es evidente que a los proyectos agrícolas hay que inyectarles recursos. La ventaja, es que aquello no es un gasto, sino una inversión cuyos resultados se podrán ver en el muy corto plazo.

Como bien lo dijo la presidente Claudia Ortiz: “Esta simplificación de trámites es un lineamiento del gobierno nacional y el ministerio de Agricultura para facilitar la vida de los productores rurales y así lo estamos demostrando en la ADR, donde el campo tiene futuro y se transforma”.

En medio del confinamiento que fue necesario decretar para hacerle frente al COVID-19, el país registró iniciativas privadas como la “cosecha solidaria” liderada por el abogado Abelardo De La Espriella, con la que se pretendió con éxito comprar los productos de los campesinos a precio de mercado, para luego repartirlos en las comunidades más afectadas por la crisis económica.

Empresarios como los hermanos Daes, emprendieron iniciativas similares.  

Lo cierto es que aquello fue un gana-gana. Los campesinos no perdieron sus cosechas y los alimentos llegaron a los hogares mayormente azotados por la pandemia.

El compromiso del gobierno con el campesinado colombiano ha sido, es y seguirá siendo irreductible y prueba de ello es el trascendental programa puesto en marcha por la ADR para hacer expeditos los trámites de cofinanciación de proyectos agrícolas.

@IrreverentesCol

Publicado: junio 5 de 2020