Apreciados lectores en esta columna les damos la bienvenida al pasado, estamos de regreso a la época del miedo y la zozobra. La repudiable practica en la que los capos pagaban por la cabeza de cada policía que sus sicarios ofrecieran como trofeo volvió, esta vez con tan sólo una diferencia; y es que ahora estamos en paz.

Sí, así como lo leen, o por lo menos eso es lo que nos quiere hacer pensar el presidente Santos y su séquito de aduladores. Como aquí resolvieron que la paz era firmar un papel y lanzarlo a los cuatro vientos, no faltaron los incautos que se decidieron por esa solución.

Los medios reportan como el grupo de ¨los desconocidos¨  caza hombres de la Fuerza Pública como si fueran venados, mientas que algunos medios no enmermelados han reportado el ensañamiento de los grupos narco-terroristas en contra de nuestros soldados y policías. Llamenlos como quieran: Farc, ELN, EPL, Clan del Golfo, Clan Úsuga, Autodefensas Gaitanistas, Pelusos, Puntilleros, etc. al fin y al cabo toda esa caterva de bandidos obedecen a la misma madre: el narcotráfico, no olviden que ese es el combustible que alimenta todas las guerras en Colombia.

En estos recientes días desde que los grupos narco-terroristas lanzaron el tenebroso plan pistola no tenemos más que noticias de soldados y policías emboscados, heridos y  asesinados a sangre fría a plena luz del día. Y mientras todo esto ocurre su comandante el General Nieto hallo una inteligentísimas respuesta a los repudiables hechos afirmando  que esos atentados demuestran el desespero de los grupos al margen de la ley. ¡Háganme el favor!

Pero eso sí, no deja de darles un buen consejo a sus hombres, “no salgan solos para que no les pase nada”. Me recordó a Pedro cuando para evitar que en Bogotá robaran celulares recomendó que no los sacaran a la calle, al mejor estilo de Maduro.

En los últimos veinte días los criminales han efectuado veintiún acciones terroristas que han dejado como saldo diecisiete policías heridos y siete asesinados, cuatro militares heridos y dos más asesinados y cinco ataques en las instalaciones de la Fuerza pública. Definitivamente el ELN no deja de dar muestras de su voluntad de paz, ese es el mal ejemplo que nos está dejando la pantomima de La Habana, entre usted más minas siembre, más personas secuestre, extorsione y asesine más oportunidades tiene de que un gobierno alcahueta como el de Juan Manuel Santos lo premie, definitivamente en este gobierno ser pillo paga.  

@MiguelCetinaC

Publicado: mayo 17 de 2017