La semana pasada, el irresponsable periodista de Caracol Radio Jorge Espinosa difundió una noticia que generó pánico nacional. Según el comunicador que hace parte del equipo del programa que se emite a través de la emisora básica, las negociaciones entre el gobierno colombiano y los representantes del laboratorio Pfizer para la adquisición de las vacunas fueron un fracaso puesto que, según Espinosa, los delegados del presidente Duque no hablaban inglés.

Tan pronto como el comunicador dio la información, se desató un verdadero pánico colectivo. Es entendible que se despertara un sentimiento de indignación. El país entero está con sus ojos puestos sobre el proceso de vacunación contra la COVID-19, el país entero. Los 50 millones de colombianos esperan ansiosamente el momento en que empiece la distribución de las vacunas.

La información difundida por el periodista Espinosa además de resultar falsa, se constituyó en la piedra angular de un pánico descontrolado.

A través de un comunicado oficial, Pfizer desmintió a Espinosa y el gobierno, por su parte, explicó en detalle la manera como se había adelantado la negociación de las vacunas.

El periodista de Caracol Radio, en vez de aceptar que había mentido, que había difundido una historia que solamente existió en su cabeza, trató de justificarse a través de un video en el que apareció balbuceando que una fuente le dijo que un amigo, le había comentado que supuestamente los negociadores colombianos no hablaban inglés.

Peor que la falsa noticia, fue la explicación dada por el comunicador quien, seguramente, seguirá orondo en su trabajo desinformando y falsificando noticias. Al fin y al cabo, en los grandes medios de comunicación opera la nefanda solidaridad de cuerpo que se ha convertido en una de las causas por las que la opinión cada vez tiene menos credibilidad en dichos medios.

El desarrollo reciente de los acontecimientos se ha encargado de desmentir aún más la falsa noticia de Espinosa. Ha trascendido que a finales de este mes, empezará la vacunación masiva en nuestro país. En las próximas semanas empezarán a llegar las esperadas vacunas, en el marco del programa COVAX liderado por la Organización Mundial de la Salud. Igualmente, el gobierno nacional ha establecido contacto con el laboratorio Moderna para hacerse a nuevas dosis, con lo que se asegurará la vacunación de la totalidad de la población.

Sobre las vacunas, es importante que lea

Haciendo politiquería con las vacunas

Desde ya, es importante ir generando conciencia sobre las dificultades que sobrevendrán. En los Estados Unidos, la primera fase de la vacunación no ha estado exenta de quejas por parte de la comunidad. Los estados, han tenido problemas logísticos. Las largas filas y las cancelaciones de citas, son pan de cada día.

Los problemas eran previsibles. Millones de personas quieren recibir la vacuna cuanto antes y los laboratorios no tienen la capacidad de producir las dosis suficientes para satisfacer la demanda. Entre Pfizer y Moderna pueden fabricar entre 12 y 18 millones de vacunas a la semana y los Estados Unidos necesitan alrededor de 900 millones, toda vez que se requieren de dos inyecciones por persona.

El escollo de la oferta, poco a poco irá superándose, cuando ingresen al mercado las vacunas de los laboratorios Johnson & Johnson y Novax, las cuales empezarán el proceso de acreditación y licenciamiento en los próximos días.

Los políticos de la oposición que buscan sacar réditos difundiendo mentiras sobre el proceso de vacunación en Colombia y los periodistas como Jorge Espinosa que falsifican noticias sobre ese trascendental y vital asunto, merecen ser rechazados por la sociedad.

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 2 de 2021