Llegó la hora de los valientes, la hora de los que mueren en el campo de batalla por la libertad de Venezuela.

En Semana Santa me llegó un mensaje de voz a mi cuenta de WhatsApp, cuando comencé a escuchar esa voz estremecedora, pausada, demoledora, testicular y corajuda, de inmediato le pregunte a quien me había enviado el audio: ¿Quién habla ahí?  Mi amigo el venezolano Alberto López Núñez, me respondió, “Es el Padre, Palmar”.

Se necesita solo comenzar a escuchar el mensaje sentido del Padre José Palmar, para quedar hechizado con sus palabras contundentes y claras para describir la situación de Venezuela, pero de igual forma la contundencia para señalar el camino que debe tomar el pueblo venezolano para salir de la calamitosa y apocalíptica situación que vive el hermano pueblo de Venezuela.

José Palmar, es ante todo un “sacerdote de barrio”, como él mismo se describe en su popular cuenta de Twitter @PadreJosePalmar que cuenta con más de 500.000 mil seguidores. El Padre Palmar, logró notoriedad en Venezuela y el mundo porque desde el Estado Zulia, donde ejerce sus labores pastorales, viene ejerciendo de forma radical y fundamentalista oposición al régimen chavista.

En el audio que referencio, el Padre Palmar, le habla a la conciencia de los venezolanos, los invita a no quedarse solo en las marchas como camino para derrocar el régimen totalitarista, los invita a asumir una lucha superior a lucha política, económica, social que actualmente libran, la espiritual, “la lucha del bien contra el mal”, para recobrar la dignidad humana, perdida en el conformismo miserable de millones de venezolanos que aceptan la catástrofe diaria y ruin en la que el chavismo sometió a Venezuela.

El Padre Palmar, sin cálculos políticos o diplomáticos, sin temerle a la represión o a la muerte como razonablemente lo hacen los líderes como Henrique Capriles, o cualquiera de los integrantes de Mesa de la Unidad Democrática MUD, profetiza y señala lo que viene para Venezuela sino renuncia Nicolás Maduro a la “presidencia” de Venezuela.

El corajudo sacerdote, invita a los venezolanos que están escondidos, atrincherados en sus casas esperando la noticia de la caída de Nicolás Maduro, para salir a participar en las caravanas de celebración, a que despierten de ese sueño, porque ese día no va a llegar por el camino de la contemplación: los exhorta a salir a la calle como salió el pueblo egipcio, hondureño, libio, griego, chino… con disposición a ofrendar su vida.

De igual forma denuncia que está bajo control y disciplinado por las autoridades de la Iglesia Católica por sus constantes y férreas denuncias contra el régimen, pero ratifica inmediatamente en el audio viralizado por todo Venezuela: “no me importa, que la Iglesia me castigue institucionalmente, me importa el país, me importa Venezuela, me importa los niños, los ancianos, pero sobre todo, me importa los que están por nacer…”              

Para finalizar el audio, en tono frenético, exige la renuncia una vez más a Nicolás Maduro ¡que se vaya de Venezuela! porqué de lo contrario se tomaran el escenario más difícil para los pacifistas, pero el de mayor envergadura para los valientes: morir en el campo de batalla por la liberar a Venezuela. El Padre Palmar, señala: ¡llegó la hora de los valientes! Los motiva a salirse de las colas donde se mendigan alimentos para unirse a las marchas ciudadanas para librar la última, la que permitirá  levantar la cabeza para salir de un sistema podrido, para salir del narcosistema que gobierna a Venezuela.

Nota al margen: preocupante las manifestaciones de odio que se vieron en las redes sociales contra los feligreses e integrantes de la Iglesia Católica en esta Semana Santa. Estas acciones deben alertar a los cristianos católicos para entender que nuestra Fe está en peligro.

@LaureanoTirado

Publicado: abril 17 de 2017