A través de una declaración rendida desde su celda en la cárcel La Picota, Otto Bula le narró a la fiscalía general de la nación, con lujo de detalles la forma como, a través de un tercero -Alfredo Mendoza- el exvicefiscal general de la Nación, Jorge Fernando Perdomo Torres le exigió un multimillonario soborno para evitar que sus bienes fueran incautados.

Según el testimonio de Bula, conocido en exclusiva por LOS IRREVERENTES, Alfredo Mendoza “me preguntó si yo estaba interesado en hacer un arreglo con él, es decir, con Perdomo, pero que eso tenía que ser en absoluta reserva, que si estaba dispuesto a dar un dinero  por eso, que serían $6 mil millones”. 

Ante la solicitud de esa multimillonaria, Bula hizo una contraoferta de $2 mil millones. Al final, Según Bula, el exvicefiscal Perdomo le mandó a decir que “lo mínimo eran cuatro mil millones de pesos, que lo tomara o lo dejara”. 

Dice Otto Bula que una vez él pagara el 50% de lo pactado, su abogado podría ir a donde la fiscal Malagón -entonces directora de la unidad de extinción de dominio de la fiscalía general de la nación-. “Con ella se pondría de acuerdo [el abogado de Bula] en llegar a una negociación donde yo renunciaría a la pretensión de unos predios en Montes de María… y ella devolvería dos predios en Montería, una casa en San Antero (Córdoba), un apartamento en Cartagena, una casa en Cartagena, tres predios en Sahagún (Córdoba), y unos carros…”.

De acuerdo con el testimonio rendido por Otto Bula, el dinero de esa extorsión se repartiría entre la fiscal y Malagón, el exvicefiscal Perdomo y los hermanos Mendoza Fortich -hoy tras las rejas por ese entramado de corrupción-.

El funcionario de la fiscalía que interrogó a Bula le preguntó si quienes lo estaban extorsionando le advirtieron que le podría ir mal si no accedía a pagar el dinero exigido, ante lo que él respondió que “sí señor, y que hasta los de la DEA habían ido a presionar por eso, pues ellos tenían que sustentar eso, por eso es que dejaban los bienes de los Montes de María, pues los demás bienes estaba claro que eran bien adquiridos”.

Declaración de Otto Bula a la fiscalía

Así mismo, Bula ratificó en su declaración tener certeza de que el exvicefiscal Perdomo estaba enterado de esa propuesta extorsiva. Narró que Alfredo Mendoza le dijo que su hermano “se había reunido una vez con Perdomo en su apartamento y dos veces más en sitios diferentes. Dijo también que el doctor Perdomo nunca repite sitios públicos de reunión y también me contó que este señor, o sea Perdomo, tenía un maletín donde les hacía meter los celulares cada vez que iban a hablar con él…”.

La entrega del dinero

En otra declaración rendida por Otto Bula, el día 15 de mayo del año pasado, narró con lujo de detalles cómo le habían indicado que debía entregar el dinero. 

“De los $4 mil millones de pesos, los primeros dos mil debían ser dejados en un carro blindado, el cual debía ser dejado en un parqueadero que ellos dejarían momentos antes en ese parqueadero… Que enseguida iría un joven de nombre Santiago, que es una persona de unos 18 a 20 años, que es de entera confianza del doctor Perdomo y que él regresaría el vehículo en mención con el primer pago de los dos mil millones de pesos”.

Los testimonios de Otto Bula contra el exvicefiscal Perdomo y el exdirector del CTI, Danny Julián Quintana, han resultado creíbles para la fiscalía, al punto de que con base en ellos se procedió a abrir una investigación en la que Quintana ya está vinculado en condición de indiciado, motivo por el que tuvo que rendir un interrogatorio que duró más de 5 horas.

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 27 de 2019